La quema de la bandera

0000863842

 

Cuando varios partidos políticos españoles, entre ellos, el que gobierna, pasan de las resoluciones de los Tribunales Europeos, y siguen considerando delitos sus ideas cavernícolas e irracionales, os traigo aquí este artículo publicado en EL DIARIO DE LAS AMERICAS, de Miami, nada sospechoso de comunista, hace un año y,  que deja claro cuan miserables y falsos son nuestra élite política, empresarial y jurídica en la “puta Ejpaña”

 

Por RICARDO J. RODRÍGUEZ VACAS, ESQ. Diario las americas

Quemar la bandera americana es un acto de libre expresión protegido y garantizado por la primera enmienda de la constitución

 

Uno de los valores más importantes de la nación americana de los Estados Unidos es la libertad de expresión. La primera enmienda de la constitución federal dice, “el Congreso no promulgara ninguna ley que se aboque a la adopción de una religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma; o que coarte la libertad de expresión o de prensa, o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar al Gobierno la reparación de agravios”. La libertad protegida por un sistema donde fomentar el discurso y el debate transparente entre ciudadanos y gobierno sin represión es unos de los pilares de la Patria.

Han pasado más de 200 años desde la fundación de la Patria y la Constitución ha sobrevivido. Desde la ratificación hasta hoy, han existido varios colegios de pensamiento en cómo interpretar la constitución y los derechos. Existen los que ven la Constitución como un documento rígido que guarda conceptos puros aplicables a todos los tiempos y hay otros que ven el documento como una guía que evoluciona y se adapta a los tiempos del día. Aunque el debate ocurre en varios niveles de sociedad y gobierno, la corte suprema de la nación es el lugar donde la última palabra de la aplicación de la constitución se proclama.

Recientemente el Presidente electo de los Estados Unidos Donald Trump, declaró via Twitter, “Nobody should be allowed to burn the American flag – if they do, there must be consequences – perhaps loss of citizenship or year in jail!”, que traducido es, “nadie debería ser permitido quemar la bandera americana y si lo hace debe haber consecuencias – capaz perder la ciudadanía o un año en la cárcel”. Esta idea no es nueva y muchos la comparten pero existe una realidad, el presidente como la cabeza de la rama ejecutiva de la nación y/o el congreso como la rama legislativa de la nación, no interpreta la constitución. Solo la corte suprema de la nación opina si una ley o acto es constitucional o no y en este asunto sobre quemar la bandera, ya lo ha hecho.

La Corte Suprema ya ha declarado que quemar la bandera americana es un acto de libre expresión protegido y garantizado por la primera enmienda de la constitución. Afirmo esto 2 veces en 1989 cuando interpreto en un caso que quemar la bandera era expresión simbólica y 1990 cuando dijo que una ley establecida por el Congreso siguiendo el caso del 1989, era anticonstitucional. En fin aunque a un presidente de la nación o gobernador o cuerpo legislativo estatal o federal deseen implementar leyes que restrinjan o prohíban conductas o expresiones, siempre tendrán que estar sujeto a la constitución y la interpretación establecida por la Corte Suprema.

Aunque en el ejemplo mencionado la Corte reafirma una expresión protegida, no quiere decir que la libertad de expresión es absoluta. Constantemente desde los niveles estatales a federales, leyes surgen que retan los derechos constitucionales. A veces, no violan la constitución y a veces, sí. Siempre existe un balance entre la filosofía fundadora de los derechos y el orden social.

Generalmente, el gobierno impone restricciones de tiempo, lugar y modo cuando se trata de la manifestación de la libertad de expresión. Estas restricciones no se pueden basar en el contenido de la expresión (salvo algunas excepciones) o quien la hace y tiene que satisfacer un estándar de cumplimientos con varios requisitos antes de poder imponer un límite. Excepciones de contenido son la incitación a actos violentos inminentes, amenazas reales, difamación, obscenidades, y discursos que inciten odio. Cuando no se trata de estas excepciones, el gobierno tiene que tener mucho cuidado en no violar la constitución.

Imaginemos un individuo que quiera gritar “Viva Cuba Libre” en las calles de Miami. El gobierno no puede prohibir eso aunque lo deseen. Lo que si pueden hacer es regular esa conducta. Si el individuo desea gritar “Viva Cuba Libre” a la 3 de la mañana con un sistema de bocinas a todo volumen en un barrio residencial, el gobierno puede limitarlo. Cada caso es diferente y los tipos de discursos varían. De acuerdo a eso y el estándar constitucional aplicado al caso particular, se determina si la regulación es constitucional o no.

Es importante entender que la constitución solo aplica a los actos del gobierno. No a personas o entidades privadas. Por ejemplo, si un fórum social y popular del internet decide prohibir sus usuarios de expresarse, no se está violando la constitución. No existe el derecho a la libre expresión en un lugar privado o una compañía privada. La Constitución es una herramienta para frenar el poder del gobierno contra el individuo.

La libertad de expresión ha sido y continua siendo crucial en el sistema y sociedad americano. Ejemplos como las palabras de Donald Trump son comunes pero es crucial comprender que el discurso común y aceptado o “la norma” en la sociedad no necesita protección. Lo que si necesita protección es aquella expresión controversial y polémica. Eso es la libertad de expresión. Las naciones totalitarias eliminan la expresión e implantan en la sociedad el colectivismo de pensar y expresar. Que pueda existir lo radical, controversial, ofensivo, y provocador, aunque ponga a unos incomodos, distingue los Estados Unidos de América del resto del mundo. Esta tensión eleva el dinamismo de libertad y pensar de la sociedad estadounidense.

Como no lo habeis entendido, seguid saliendo a la calle para gritar “yo soy español español”. Y si quereis también el “vivan las cadenas”, pues también,

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: