DEMOLEDORA CRÍTICA DESDE LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA AL GOBIERNO DE NICOLÁS MADURO

img_48759

CANARIAS SEMANAL.-  Narciso Isa Conde es un intelectual marxista dominicano, con una larga trayectoria política en su país. A principios de los años 60 se alineó en la lucha en contra del dictador Rafael Leonidas Trujillo. Unos pocos años más tarde, se enrola en los combates políticos por la reposición del gobierno constitucional del Presidente derrocado Juan Bosch

NARCISO ISA
En 1963, cuando Isa Conde cursaba el quinto año de Medicina, abandonó los estudios comprometiendose enteramente con las luchas por la reposición del gobierno constitucional del presidente Juan Bosch y contra las políticas del gobierno del Triunvirato. Poco después ingresa en el Partido Socialista Popular, organización que a partir de 1965 pasará a llamarse Partido Comunista dominicano. Las vicisitudes políticas represivas que se producen en su país, lo obligan a pasar a la clandestinidad y, finalmente, salir al exilio.

La larga y rica biografía política de Narciso Isa Conde hace ahora particularmente interesante un reciente artículo suyo relacionado con la situación por la que está atravesando Venezuela. El artículo, titulado “Venezuela: soberanía, degradación y sedición”, fue publicado estos días por el digital venezolano “Aporrea”. De él recogemos los párrafos más significativos que podrían ilustrar al lector acerca de los elementos políticos que están condicionando la crisis venezolana

Narciso Isa comienza su artículo realizando un diagnóstico sobre la suerte que correrá Venezuela si sucumbe a la dura embestida imperialista a que está siendo sometida.

“Si se anula soberanía… venezolana, si retoman el poder por cualquier vía las derechas sociales y políticas mafiosas y lacayas – una parte importante de ellas de convicciones neofascista-… si se restaura el proceso de recolonización… si EEUU re-instala su reinado en Venezuela y retoma su petróleo y sus enormes riquezas naturales… los cambios serán para peor y las confrontaciones probablemente se tornarán más violentas” .
En opinión de Isa, la soberanía continúa siendo la principal conquista del chavismo . Sin embargo, en Venezuela se ha producido también un fenómeno de “degradación” ya denunciado y tratado autocríticamente por el propio Chávez.

“…La corrupción estatal, la burocratización, las trabas institucionales, la coexistencia de las reformas con una gran fuerza del capital privado que las pervierte, el “rentismo” petrolero, la dependencia de las importaciones, la apropiación del Estado por una capas medias civiles y militares trepadoras, la inaplicación de las leyes que avalaban la construcción de poder popular y de un Estado Comunal, el miedo a pasar de las críticas al capitalismo y de la retorica de neo-socialista a una real abolición de la cultura y de las relaciones de producción e intercambio capitalista y a una inequívoca transición al socialismo… determinaron un sostenido descenso del apoyo popular al proceso y, por tanto, una pérdida progresiva de su legitimidad” .

Tal fenómeno de degradación se ha agravado después de la muerte del comandante Chávez, un deceso que en opinión de Isa fue inducido por la CÍA, con una serie de métodos sofisticados que han servido para encubrir el magnicidio.

El fenómeno “ha sido facilitado por lo que yo llamo el estancamiento, los retrocesos y la degradación del proceso bolivariano. Los herederos de Chávez, y en especial el presidente Maduro, no se guiaron por esas pautas, lo que ha impedido combatir eficazmente los efectos perturbadores de la manipulación imperial de los precios del petróleo – en baja constante – , el sabotaje económico, la especulación comercial, el desabastecimiento de mercancías sensibles inducido por el gran capital, el sabotaje, la fuga de divisas, las mentiras mediáticas, el auge de la delincuencia y todas las modalidades perversas de una persistente y ascendente sedición local y transnacional inéditas en la historia reciente”.

Narciso Isa cree que el proceso bolivariano ha contado con una serie de oportunidades desperdiciadas. En lugar de rectificar, se optó por reincidir y pactar con quienes se han propuesto desestabilizar, mostrando reiteradas incongruencias y vacilaciones. En lugar de profundizar el proceso, se optó por social-democratizarlo y contaminarlo de neoliberalismo. En lugar de exhibir una moral y una ética impactante, se asumió una permisibilidad desgastante frente a la corrupción de Estado y privada.

En lugar de ampliar las significativas conquistas sociales motorizadas por el empleo parcial de la renta petrolera, sin precedentes en la historia venezolana, se permitió erosionar una parte de ellas al tiempo que las ganancias del capital financiero privado, del gran comercio interno y del comercio importador se multiplicaban.

Narciso Isa opina que el proceso político bolivariano

“en lugar de promover la cultura de la solidaridad humana, del bienestar colectivo, del combate permanente a los antivalores capitalistas… se le siguió abriendo cancha al consumismo, al facilismo, al egoísmo y a todas las modalidades y banalidades culturales del capitalismo de estos tiempos, y a las ambiciones de una pequeña burguesía veleidosa e inconsecuente” .

Todo ello ha posibilitado la rehabilitación y la renovación de los sectores derechistas.

“La cuestionada gestión Estatal y el mal proceder del partido de gobierno – PSUV – , ayudaron a la rehabilitación electoral y renovación política de las derechas sociales, políticas y culturales, inicialmente aisladas y debilitadas. La toma electoral de la ASAMBLEA LESGILATIVA y de otros espacios importantes de la gestión estatal y municipal por las derechas pro-imperialistas, así como el incremento de su poder de convocatoria y movilización sediciosa, son productos nefastos de reiterados errores”.
Isa no cree “que la anulación del poder legislativo y su traspaso al Tribunal Constitucional sea una medida certera, independientemente de que esté controlada por esa escoria sediciosa…” No es una medida inteligente, a su entender. “Más bien me luce torpe, ineficaz y vulnerable. De ese mecanismo no emana democracia, pero su anulación no puede ser defendida como un acto democrático “.En lugar de anular la Asamblea Nacional, lo que hay que hacer es expropiar el gran capital”.

“Los gobernantes venezolanos no optan por expropiar y socializar el gran capital subversivo, crear poder popular real, transformar ese Estado burocrático, desmontar la corrupción que lo corroe y emprender nuevos cambios democratizadores; no se deciden a abrirles paso a las comunas, renovar liderazgos, apelar en grande al pueblo trabajador y a la pobrecía contra las elites capitalistas; no recurren al internacionalismo revolucionario anticapitalista en el Continente y en el mundo, a los pueblos hermanos, más allá del respaldo de los Estados amigos. Y esto aumenta su debilidad”.

Isa mantiene que si se consuma el zarpazo – tal y como ha sucedido en Argentina, Brasil, Paraguay, Honduras- se puede augurar una línea de rebeldías ascendentes que impedirán la estabilidad del retroceso, posibilitando luchas y alternativas mucho más profundas y radicales que las que conformaron la “ola progresista” que ahora declina. Lo que está sucediendo en América Latina – según Narciso Isa – confirma el adagio de que las revoluciones o son verdaderas o no son. “Las que se quedan a medias generalmente sucumben presas de la reacción. En Venezuela, sin embargo, existen muchas potencialidades para convertir cualquier revés en victoria. Y no importan los plazos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s