La necesidad de una revuelta social en España

557961_450836764937872_1698794369_n

Si amigos, la necesidad de una revuelta social en este país es clara. Que nadie piense que cuando hablo de “revuelta social”, hablo de violencia. Hablo de huelga, hablo de solidaridad social, hablo de boicot a quien se lo merece, hablo de que sólo juntos podemos doblegar a los reaccionarios que sólo piensan en sus beneficios a costa de todos los ciudadanos.

Hay cosas muy injustas en este país, en este país en el que los Bancos y los Políticos dicen que hasta ahora les ha ido muy bien con sus normas y leyes. Claro, a ELLOS, pero a costa de nosotros, pobres cobardes y con nula conciencia social.

Las leyes de educación son injustas, las cambian cada legislatura, creando un desconcierto terrible. Los temarios educativos son de risa, yo soy de la generación de la EGB y el BUP y me rio de lo que estudia mi hijo en la ESO. Se desmontó la educación para la ciudadanía cuando era muy necesaria para evitar la homofobia, el machismo, la violencia de género….Una cosa es la democracia participativa y otra que gente ignorante decida las normas a seguir en un Colegio Público, así vienen las agresiones a profesores y demás, que no se resuelven con decretos de “agente de la autoridad”. Se resuelven. como dice Julio Anguita,  explicándole a la gente cuales son sus derechos y también sus obligaciones.

La normativa fiscal es injusta, es alucinante que salarios menores de 40.000€ paguen un 20% de IRPF, que personas con hijos paguen más de IRPF que solteros con HIPOTECA. Es injusto que la Electricidad tribute un 21% de IVA,  es injusto que la estancia en un Hotel tribute menos que el uso de una Compresa o un Tampax. Es injusto que quien vive de alquiler pague más a Hacienda que quien es propietario, incluso de segunda vivienda. Son injustos los impuestos municipales sobre vehículos, los de lujo pagan poco más que los de clase media.  Es injusto que los Ayuntamientos puedan eximir del pago del impuesto de Basuras a grandes superficies, porque ya se recauda con el dinero de los gilipoyas y con la excusa de que crean puestos de trabajo. Es injusto que la Iglesia no pague IBI cuando se le dan tantas subvenciones. Es injusto que se le den subvenciones al campo cuando no se le dan a una industria en apuros. Es injusto que se den subvenciones a los ricos y se pongan aranceles a los pobres. Es injusto que un “pobre autonomo” tenga guarderia gratis, y un asalariado, como está controlado, no la tenga.

Durante la crisis, las pensiones de los jubilados salvaron a muchas familias. Yo mismo lo vi en las colas de los supermercados. En esos años fue mi estancia en Canarias, terrible, muchos matrimonios jóvenes vivia en gracias a la pensión de sus padres. Y ahora teneis que oir lo que ois sobre las pensiones y los pensionistas. El poder conservador no sabe gestionar las pensiones, y su solución es privatizarlas, por eso los Bancos dicen que debemos retener el 10% de la nómina para las pensiones. Claro, para sus pensiones, aquellas que no dan nada de interés, te clavan IRPF si la cobras de golpe y pegas y más pegas.

Este país da subvenciones y limosna, pero no planifica una política social para mayores y gente necesitada. También deja la formación laboral en manos privadas, de tal manera que no se puede acceder a ella si no se está sindicado. Existe una política clientelar de subvenciones, indecente e injusta, que termina por resultar dichas subvenciones como odiosas. La igualdad de oportunidades, tan manoseada por la derecha, no existe en este país. Lo que existe es un clientelismo caciquil y un entramado jurídico para que la adjudicación o el concurso  público  caigan siempre donde mismo.

Es necesario que la gente se movilice,  es necesario que diga basta y paralice el país. Si no no conseguiremos dejar un futuro decente para nuestros hijos.

 

Anuncios