La pobreza arropa al 78% de estudiantes boricuas de escuelas públicas

ep

San Juan, 9 ago (PL) El 78 por ciento de los estudiantes de escuelas públicas de Puerto Rico está arropado por la pobreza, denunció hoy Amárilis Pagán Jiménez, aspirante al Senado por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT),
La activista social explicó que de los 410 mil 950 estudiantes matriculados en las escuelas públicas durante el año escolar 2014-2015, unos 320 mil 979 tienen desventaja económica, según datos del Ministerio de Educación de Puerto Rico.

Pagán Jiménez advirtió que este panorama afecta el desempeño de los alumnos de cuarto y octavo grado en materias como matemáticas, donde se encuentran en un nivel prebásico, pues no dominan las destrezas fundamentales en un 91 por ciento y 95 por ciento, respectivamente.

“Los propios datos nos invitan a reflexionar sobre el estado de la educación en Puerto Rico, donde los estudiantes que viven en pobreza se enfrentan a grandes retos para lograr un aprovechamiento académico satisfactorio”, dijo la candidata a senadora.

La dirigente del PPT señaló que “el acceso a la educación es mucho más que asistir a una escuela, es asistir a una escuela en su comunidad para que no sea oneroso para las madres y padres, es ofrecerles a los estudiantes los recursos académicos, humanos y sociales necesarios que los ayuden a quebrar barreras e insertarse en la experiencia educativa con las menores preocupaciones posibles”.

Pagán Jiménez destacó que el acceso a una educación de calidad, tanto para alumnos de la corriente regular como de diversidad funcional, debe ser articulado desde una dimensión que considere la pobreza, la correcta distribución de los recursos y la promoción de la equidad como medios para garantizar su aprovechamiento académico y sus alternativas hacia el futuro.

Denunció que al día de hoy el Ministerio de Educación no ha sido claro en cuanto a cómo trabajará el currículo de equidad de géneros en las escuelas ni tampoco ha expresado los pasos concretos que seguirá para cumplir con las disposiciones federales aplicables a estudiantes trans en el sistema público.

“Recordemos que el currículo de equidad de géneros fue mandatado por ley desde el año 2006 y que en el año 2015 se firmó la carta circular que debería ponerlo en vigor en todas las escuelas de la Isla”, dijo.

Pagán Jiménez señaló que las decisiones que toma el Ministerio de Educación, en particular cuando corresponde determinar la asignación de recursos económicos y humanos y el cierre o consolidación de escuelas, deben atender a las poblaciones más vulnerables.

“El reconocimiento de la educación como un derecho humano debe constituir la más alta prioridad del Estado y manifestarse tanto a través de legislación y las facultades del ejecutivo como de las gestiones administrativas del sistema”, refirió.

Insistió en que “nuestros estudiantes viven en pobreza y desigualdad y el sistema de educación debe servir como un espacio de desarrollo pleno que les permita superar la misma mientras les forma como personas libres y capaces de aportar lo mejor de sí mismas al país”.

lma/nrm

Anuncios