Chile lo acusa de intromisión pero Perú subraya su neutralidad en juicio marítimo boliviano-chileno.

0040

ABI.-   Chile se quejó el miércoles por la supuesta “intromisión” de Perú, cuyo canciller, Gonzalo Gutiérrez, opinó que el juicio planteado por Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), para que Santiago negocie de buena fe una salida soberana al mar, no afecta el Tratado de Paz y Límites de 1904, declaración recibida de buen grado en La Paz.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, llamó por teléfono a su par peruano Gutiérrez para reclamar por el juicio de valor formulado el martes, lo que más tarde obligó al presidente de Perú, Ollanta Humala, a subrayar la neutralidad de su país en el contencioso boliviano chileno.

Fuentes de Cancillería chilena confirmaron la molestia chilena por la declaración de Gutiérrez, como también “que durante el contacto Muñoz solicitó formalmente al canciller peruano que no se entrometa en la relación de su país con Bolivia”.

“No está planteado el desconocimiento del Tratado de 1904”, dijo el martes Gutiérrez, cuando fue consultado en Lima si el juicio radicado en la CIJ por Bolivia intenta desconocer o desconoce los límites establecidos a principios del siglo XX que formalizaron la adición, a la soberanía territorial de Chile, de 400 km lineales de costa y 120.000 km2 de territorios y, en consecuencia, el encierro geográfico boliviano.

“Lo que Bolivia presentó ante La Haya no tiene que ver con su tratado de límites, sino con un memorando que se intercambió entre los países en la década del 50, en la que aparentemente Chile se comprometía a entablar una negociación para conceder una salida de Bolivia al mar”, afirmó el jefe de la diplomacia peruana.

Tras la queja de Chile, Humala ratificó en Lima “la neutralidad” de su país en el litigio marítimo que interpuso Bolivia contra Chile en La Haya, al tiempo de confirmar también su apoyo a la salida boliviana al mar.

En una conferencia de prensa con agencias noticiosas internacionales, Humala remarcó que la demanda marítima de Bolivia es de carácter exclusivamente bilateral entre La Paz y Santiago.

Dijo que Perú se pronunciará sólo si el diferendo marítimo entre Bolivia y Chile involucra al territorio de Arica, fronterizo con Perú y con el que este país tiene un vínculo por el tratado de límites de 1929, reportó Prensa Latina.

Humala apuntó, asimismo, “el mayor respeto por el presidente Evo Morales y por nuestros hermanos bolivianos”.

Medios de prensa chilenos entendieron las declaraciones de Gutiérrez como tácito apoyo peruano a la demanda marítima boliviana ante la CIJ, en momentos en que Chile ha planteado la incompetencia del máximo tribunal de justicia internacional con sede en La Haya y que Santiago proclama que el alegato boliviano, el primero desde 1904, intenta modificar el Tratado de marras y, en consecuencia, alterar las fronteras y el derecho internacional.

Para contrarrestar un vídeo formulado en ese sentido por Chile y difundido fuera del país trasandino que posee 4.000 km lineales de costa, además de declaraciones oficiales en el mismo tenor, Bolivia ha salido al paso con una campaña internacional fundada en que su demanda judicial no toca, ni de refilón, el Tratado de 1904 y que, en cambio, se funda en las promesas incumplidas, como Estado, por los gobiernos chilenos en 1950 y 1976 para restaurarle su perdida calidad marítima de Bolivia.

El pronunciamiento peruano “confirma que Bolivia, a través de su demanda marítima ante la CIJ, no trata de modificar ni mucho menos el tratado de 1904”, afirmó en La Paz la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.

El excanciller boliviano Javier Murillo (1997-2000) consideró los dichos de Gutiérrez como “una declaración positiva, porque efectivamente la demanda de Bolivia no tiene nada que ver con la modificación de los límites establecidos en el Tratado de 1904”.

“Lo que ocurre es que Chile trató de tergiversar la información y tratar de vincular la demanda de Bolivia con la posible modificación del Tratado, pero eso no es así, porque la demanda nuestra se funda en el cumplimiento de compromisos asumidos por Chile, de resolver el problema de la mediterraneidad y esos son compromisos que significarían nuevos acuerdos, pero que de modo algunos tienden a modificar el Tratado de 1904”, argumentó.

Su sucesor Armando Loayza (2005) los sopesó como “una opinión bastante fundamentada”.

“La Cancillería peruana ha emitido esas opiniones luego de una cuidadosa reflexión, entonces yo creo que, en ese sentido es, opinión la reflexión del Canciller peruano. Es un diplomático de carrera, tiene el respaldo de un sólido de su staff, consultivo, entonces es una opinión, que yo estimo, valiosa”, enfatizó.

Bolivia y Perú perdieron a manos de Chile territorios tras la guerra que los envolvió entre 1879 y 1883. Bolivia perdió todo su litoral y ricos territorios mineros, mientras que Perú las regiones de Arica e Iquique.

El vicepresidente boliviano Álvaro García Linera había afirmado el martes, en Guayaquil, Ecuador, que el mar es parte indisoluble de la cultura e identidad bolivianas.

“Los bolivianos y los antepasados de los bolivianos, en su forma de organización cultural, tecnológica y social vivimos 3.000 años con mar, el mar es parte indisoluble de nuestra cultura, de nuestra identidad, de nuestra herencia y raíces, de nuestra tecnología”, dijo.

Después de clausurar la segunda versión de la Cumbre para un Periodismo Responsable (CUPRE), agregó que “es imposible” entender a Bolivia “desde las culturas tahuanacotas, en el incario, en la colonia y ahora la republica sin este uso transversal de costa valle y altiplanicie”.

“Son tres mil años que el mar está en nuestra alma, en nuestros poros, en nuestra identidad profunda y en nuestra raíz y vamos poco más de cien años sin mar, nuestra historia es con mar, ha sido con mar y va a ser con mar”, sostuvo.
Cc/ ABI
ABI. Copyright 1998-2014.

Anuncios