Tsipras, Grillo y Le Pen si patean al bipartidismo.

1401036778219tsipras-detdn

Contrario a lo que dicen titulares rimbombantes, el estado español no ha repudiado el bipartidismo. Quizás le hemos hecho cosquillas, pero nada más. No se confundan, lean bien las cifras, 30 son mayoría, 24 no.  Aparte de que el 55% no ha querido ir a votar.

Pero en Europa hay otras perspectivas. En Francia los viejos partidos se fueron al carajo porque Marine Le Pen ganó. La ultraderechista (recuerden, facha pero enemiga de las leyes más fachas de Ruiz Gallardón) les ha dado a los cretinos de Manuel Val un buen soplamocos y también a la derecha, que bueno, vienen siendo lo mismo. De todos modos, aunque Marine sea más liberal que Ruiz Gallardón y la Iglesia españolista, es un peligro para las libertades de los franceses y, eso es bueno para que quienes se han estado metiendo el dedo en la nariz durante tantos años vayan espabilando y se dejen de complejos y viejos corsés ideológicos.

Según parece en Italia el movimiento de Grillo ha pasado a ser la segunda fuerza política, por encima del degenerado Berlusconi. Muy mal no lo habrán hecho en el parlamento cuando los italianos le dan su confianza para ir a Europa.

En Grecia, Alexis Tsipras, Syriza, miembro de la Izquierda Europea,  tiene las de ganar las elecciones,  dejando a la social-democracia en el más profundo de los agujeros, como verían el panorama que ya no se llaman ni socialistas  sino “el Olivo”, el problema es que ni siquiera apareció  Jesús en el burro a echarles una mano.

Grecia,  Italia y de otra manera Francia, han acabado con el Bipartidismo y los viejos y corruptos partidos del siglo pasado.  Aquí en el estado español NO. Aquí cosquillas,  amagos, cosas que nos llenan de gozo, pero “debacle del bipartidismo ”  NO.

La realidad es que 18 millones de españoles han dicho que vote Simeone, y ante eso, cualquier explicación democrática es falsa.

¿Y la izquierda española?  Fracturada en IU, Podemos y Primavera ha conseguido unos excelentes resultados. Pero es una pena que esto sea así, es decir que vaya fracturada, porque si no los resultados hubieran sido màs semejantes a los de Italia, es decir excelentes.  Hay que dejarse de burocracias, de familias y de intereses personales, la victoria de PODEMOS en Rivas Vaciamadrid, feudo de IU, así lo demuestra. Es hora de meter sangre nueva y menos corses ideológicos.  Oigan a un veterano como el gran PEPE MUGICA, mejor dicho escuchenlo,  “nos interesa que la gente viva bien, y que gobierne”. Lo demás ya vendrá sólo, pero ahora vamos todos juntos a trabajar por la gente a la que dejamos sóla hace tiempo en manos de la derecha, a los trabajadores y a los deseredados de la vida que, ahora votan a la derecha porque estabamos pendientes de otras cosas, importantes pero secundarias.

No se crean que hemos ganado al bipartidismo, ni de coña.

Anuncios