DILMA se acuerda ahora que su pueblo debe ocupar el primer puesto entre sus prioridades.

brasil-dilma16-3

Después de todo el berenjenal que se ha montado en Brasil,  hoy la Presidenta Dilma Rousseff  ha salido del coma y parece que se ha dado cuenta de que están bien las fiestas para atraer inversiones,  pero no si muchos de sus ciudadanos están nadando en la mierda.

De  esa guisa recortamos esta noticia,

Brasilia, junio 24 – Realizar una consulta popular que apruebe o no una reforma política en Brasil fue una de las primeras propuestas que ofreció la presidenta, Dilma Rousseff, durante un encuentro con gobernadores y alcaldes de todo el país, realizado este lunes en el palacio de Planalto, sede del Gobierno brasilero.

“En este momento quiero proponer un debate sobre la convocatoria de un plebiscito popular que autorice un proceso constituyente especifico para hacer la reforma política que el país tanto necesita”, señaló Rousseff, de acuerdo con un reporte del diario local Folha de São Paulo.

En el encuentro con los gobiernos regionales y locales, convocado por la Presidenta para avanzar en el diálogo por un pacto nacional, Rousseff anunció la creación, además, de “cinco pactos en favor de Brasil”, entre los que figuran la responsabilidad fiscal y el incentivo del uso de transporte público.

Al respecto, señaló que el Gobierno federal está dispuesto a reducir los impuestos al diésel para metro y trenes de cercanías, en respuesta a una masiva ola de protestas contra la mala calidad de los servicios públicos como el transporte.

Otro de los temas abordados, en los que la mandataria fue enfática, fue el combate a la corrupción.

“Brasil está maduro para avanzar y dejo claro desde ahora que no debe quedarse parado donde está. También debemos dar prioridad a la lucha contra la corrupción de forma todavía más contundente”, expresó.

Que un gobierno que se precia de izquierdas necesite una demostración popular de rechazo para decir lo que ahora están diciendo,  es realmente vergonzoso. O quizás es que este gobierno, como el de Lula,  tienen la izquierda, no en el corazón, sino en unos implantes de silicona.

Anuncios