Nuestro sistema educativo no es tan malo como nos quieren hacer creer.

Estudiantes-sostienen-una-panc_54373944502_54028874188_960_639

Está claro que las intenciones de la derecha son las de privatizar el sistema educativo.  Para ello juegan con todo tipo de cifras y de opiniones negativas  sobre nuestra educación pública.  Y es que el sistema no es tan malo como la gente se cree.  El componente social y económico tienen mucho que ver en la calidad de la enseñanza.

El economicismo y la competitividad han invadido el sistema y se busca  “la nota”  a costa del aprendizaje y el enriquecimiento cultural.  Por un lado nuestros hijos ya no saben donde están los Montes Universales,  pero si como funciona de pe a pa un ordenador.  Las dos cosas podrían ser compatibles,  pero no lo son.

Antes,  los malos maestros se escondían bajo “el poder de la vara”,  ahora que ya no hay vara,  los malos son puestos como ejemplo de la ineficacia del sistema público.  Parece mentira,  porque para trabajar en el sistema público hay que opositar,  no así en el privado o concertado,  donde trabaja gente igual de mala pero,  a la que se “invisibiliza”, y que encima no ha accedido a su puesto por méritos.  Con ello quiero decir que es verdad que hay algunos malos profesores,  pero también carteros, albañiles, mecánicos,  publicistas o empresarios. Para mi,  la estabilidad laboral y social  es imprescindible para que un profesor rinda al máximo.  Por eso no me gusta el exceso de  interinos o trabajadores sujetos a movilidad  que existe en los Centros Educativos.  Creo que deberían ser plantillas fijas, con rpt´s suficientes, que contengan “correturnos”  (podrían ser los más jóvenes)  para cubrir bajas y otras incidencias.

Es verdad que quizás el Bachillerato es demasiado corto y que tres años es lo útil.  Hay muchos matices reformables pero que no implican que la educación sea un desastre,  como se nos quiere hacer creer.

Es verdad que hay Centros en algunas Comunidades,  donde existe violencia hacia los profesores.  Pero ahí entra el componente social.  También en el tema del fracaso escolar.    Vivimos en una sociedad podrida.  Sin valores,  sin dignidad,  sin humildad y,  por supuesto, sin ningún afán de autocrítica. Vivimos en una sociedad donde el dinero, la presencia física y la ostentación son reglas de oro.  Muchos  padres  o madres no  reconocen que sus hijos pueden ser malos, comportarse mal,  tener un bajo rendimiento.  Ello derriba la autoridad del profesor,  porque incluso dudan y se enfrentan a ellos sin tener ni pajotera idea de educación (y de la vida de sus hijos menos).  Esto son cosas que hay que limar dando talleres a los padres,  algo que en los proyectos de los políticos ni se menciona.

Es curioso que las Comunidades con más fracaso escolar sean aquellas donde el ladrillo y el dinero fácil hizo su aparición.  Para que matarse a estudiar si de albañil, o fontanero se gana una pasta,  no te piden titulación ni experiencia y encima te pagan en negro. Es más,  puedes,  incluso,  llegar a ser autónomo o empresario. Audi,  adosado, guarderia subvencionada porque nadie controla tu sueldo,  ¿estudiar?….

No es el sistema educativo,  es el sistema social.  En el estado español es una autentica basura,  eso es lo que falla.

¿Que no es perfecto nuestro sistema?  Por supuesto.  PERO POR EUROPA SE RIFAN A NUESTROS UNIVERSITARIOS, ¡POR ALGO SERÁ!

¡¡LUCHEMOS POR MEJORAR NUESTRA EDUCACIÓN PÚBLICA,  NO POR DEFENESTRARLA!!

Anuncios

2 comentarios

  1. En tercer lugar hay que plantearse una actuación decidida, con una línea política muy clara, para mejorar la imagen social de los profesores y de la enseñanza; destacando los importantes logros y los éxitos incontestables conseguidos en los últimos años, evitando que predomine en la consideración social una imagen negativa que sólo contempla las deficiencias y los problemas pendientes de nuestro sistema educativo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.