Miguel Díaz-Canel o la gran esperanza de Cuba y la Revolución.

130228162859_miguel_daz_canel_351x351_raquelperez

Les escribo desde en medio de un huracán. “Madre de dios”, como dirían mis queridos mañicos,  esto no tiene nada que ver con los temporales peninsulares.  Las ventanas parecen reventar, el agua se estampa contra ellas y acaba entrando por todos sitios, veo las olas cada vez más grandes,  ¡esto es la guerra, más madera no, más toallas!   Ni siquiera puedo salir al balcón para sacaros una foto porque el viento puede más que yo para abrir la puerta.  Pero bueno, me relajo como puedo  escribiendo cosas como esta.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez. Es ingeniero electrónico. Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. El 24 de febrero de 2013 fue electo primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Hasta esa fecha venía desempeñando el puesto de Ministro de Educación. Es de Villa Clara, nació hace 53 años y, es la esperanza para una segunda revolución en Cuba. Una segunda revolución que debe actualizar y modernizar a la Isla y al Socialismo, que conseguirá romper el vergonzoso bloqueo económico y a la vez impedir la venta de Cuba al mejor postor del poder económico mundial.

El brillante periodista de la BBC Fernando Ravsberg, un hombre que escribe de Cuba desde Cuba, con imparcialidad, por un sueldo y no por subvenciones mediáticas millonarias, ha escrito en su blog el siguiente artículo a cerca del nuevo vicepresidente y futurible primer representante de la revolución.

 El traspaso generacional

Fernando Ravsberg

“Mira ese es el secretario del partido en la provincia”, me dijo un amigo mientras me señalaba a un joven de unos 35 años que hacía cola en una pizzería de la ciudad de Santa Clara. Costaba identificarlo, llevaba el pelo largo y vestía pantalón corto y una camiseta.
Me contaron que se movía en bicicleta y que solo utilizaba el automóvil oficial cuando salía de la ciudad. Aseguran que algunos cuadros superiores del Partido Comunista no lo veían con buenos ojos y que le reclamaron que se vistiera y comportara como un Primer Secretario.

Yo andaba por allí para cubrir un Festival Nacional de Travestismo que se desarrollaría en el Mejunje, un centro cultural de Santa Clara en el que comparten espacio espectáculos de rock y de travestis, días del bolero, discoteca gay, galería de arte y centro de conciertos.
Eran años muy difíciles para este único santuario de la comunidad LGBT, un oasis en medio de la árida hostilidad homofóbica. Recuerdo que un funcionario se quejó porque en un reportaje sobre los travestis mencioné la relación del Che Guevara con esa ciudad.

Silverio, el hombre que fundó y dirige el Mejunje, me explica que el proyecto sobrevivió, entre otras cosas, gracias a que Miguel Díaz Canel soportó las presiones de arriba. “Por eso cuando le regalamos nuestro libro escribimos una dedicatoria que dice: Gracias por tu complicidad”.

Lo cierto es que mientras en La Habana la policía detenía a los “hombres vestidos de mujer” por escándalo público, en Santa Clara los travestis se paseaban por las calles, iban a la universidad y tenían incluso espectáculos sin que nadie los molestara.

La apertura cultural dio espacio a otros marginados, surgió un poderoso movimiento de “rockeros” y los amantes de los tatuajes eligieron la ciudad para hacer sus encuentros anuales. En Santa Clara lo “diferente” empezaba a dejar de ser un estigma.

Un sábado por la noche en el parque Vidal es una muestra de integración social, en los mismos bancos se sientan guajiros, abuelos boleristas, rockeros y travestis, mientras un par de policías contemplan la escena, inmutables, desde una esquina.

De Villa Clara lo enviaron a la provincia de Holguín, una persona que trabajó con él cuenta que fue allí para reorganizarlo todo. Dicen que la corrupción era tal que parecía incontrolable y aseguran que lavó los trapos sucios de forma radical pero muy discreta.

Raúl Castro lo trae desde esa provincia para reformar la enseñanza superior, demasiado masiva, muy abstracta y poco vinculada a la economía del país. El reto fue enorme porque la tarea implicaba luchar contra ideas muy arraigadas en la sociedad.

Un profesor me cuenta que como Ministro de Educación Superior lo primero que hizo fue visitar la Universidad de La Habana para escuchar a los viejos catedráticos, que se quejaron porque llevaban años elaborando propuestas que muy pocos leían y nadie aplicaba.

Aseguran que tras la primera reunión pidió que algunos de esos mismos profesores lo instruyeran en el tema de la Educación Superior y, a partir de ese momento, se le veía llegar cada día, sobre la 6 de la tarde, como si fuera un simple alumno más.

Para nosotros, los periodistas, el trabajo será cuesta arriba porque no es muy amigo de hacer declaraciones a la prensa. Tiene un estilo de bajo perfil mediático que le permite moverse más libremente pero que a nosotros nos obligará a trabajar más.

Díaz Canel nace con la revolución y transita peldaño a peldaño la escalera del poder, apoyándose en una gestión eficiente de cada tarea que le encomiendan. Lejos de la capital desarrolla cualidades de liderazgo normales en quien tiene que arreglárselas solo.

Su nombramiento como segundo al mando lo acaba de potenciar como candidato del Partido Comunista para la presidencia en las próximas elecciones. Con ello el liderazgo histórico de la revolución dio un paso definitivo en el traspaso generacional.

 

Tiene, según parece las condiciones para no ser un gatillazo, como algunos anteriores jóvenes o no tanto que se expusieron como garantía de continuidad.  Esos se expusieron mucho al exterior. Pero la revolución no es para el exterior,  es para los cubanos y,  Miguel Díaz ha venido callado y aprendiendo,  por lo que podemos leer en el post de Fernando.  Una virtud muy importante en una persona.  Como le siente el cargo y la posibilidad de ascender,  es algo que dejará claro, finalmente,  si es la persona óptima para dirigir la Cuba post-castrista.

Bueno,  parece que la cosa amaina por momentos,  ya lleva un día,  espero que pueda dormir.  Ahora entiendo el pánico que se pasa en el Caribe con los huracanes de verdad.  Saludos, por esto precisamente no me voy a morir…..

Anuncios