El Flagelo se ilumina de Aymara.

mamanihome

Como observarán he puesto una foto de cabecera.  Hacía tiempo,  desde aquellos de la Garita,  que no recurría a esto. El magnífico pintor boliviano Roberto Mamani Mamani decora ahora nuestro blog.  No se si le parecerá bien,  pero aquí estamos para rectificar.

Los colores fuertes,  dicen los aymaras,  sirven para ahuyentar los espíritus.  Canarias mira al mar con muchas de sus casitas pintadas de colores llamativos,  aunque eso no ha ahuyentado a los malos espíritus que emigraron a Madrid y muy a menudo nos visitan o nos asustan.

Yo por si acaso decoro mi blog con un cuadro del de Cochabamba para que no ronden por aquí,  y me de suerte en mi viaje a Madrid el día del fin del mundo,  que mira que yo también…..

Que ganas tengo de llegar a Aragón.  No sólo por  ” jartarme”  de ternasco y de borraja,  sino porque quiero hablar con su cielo,  sus feos desiertos  y sus bellísimas montañas, sus ruinas románicas, arabes o de la guerra civil.   Les debo alguna explicación  que otra.  También quiero decirles a algunos que los quiero y que todos tenemos el derecho a equivocarnos en la vida,  una y mil veces,  lo que importa es que lo reconozcamos y sepamos repararlo.

Coño,  casi que hago un cuento de Navidad,  y la Navidad está prohibida este año en el Flagelo.  Ja,ja,ja,  el tema es que he puesto una foto de cabecera,  se dan cuenta de jodidos que estamos que cualquier cosa es motivo de jolgorio.  Pues eso.

Cada vez tengo menos ganas de hablar de política y,  es porque no veo luz al final del túnel ni brotes verdes en el camino. Tampoco me creo nada de lo que dice nadie, bueno,  de los que mandan.  Chávez está jodido,  Cuba no acaba de remontar, el fundamentalismo religioso triunfa en muchos sitios ahogando la libertad de los  pueblos, el Papa no sabe ni poner el login en el Twitter,  pero es noticia mundial,  nadie paga por hundir nuestra economía más que los trabajadores y los funcionarios,  nadie va a la cárcel más que los desgraciados y los pobres,  a ninguna empresa se rescata más que a la prestamista,  nuestros mayores se mueren y lo descubrimos por el olor,  porque ya nadie les atiende.

Mamani Mamani decora nuestro blog.

Anuncios