Vivir en Canarias se hace imposible.

Si señor,  ya lo ven,  no todo es playa y paisaje,  parques nacionales y reservas de la biosfera.  No,  también es la tasa mayor de paro,  la segunda en pobreza,  la primera en fracaso escolar…….

Canarias también tiene un problema muy gordo,  aquí ganó las elecciones el PP y no gobernó por un pacto de perdedores.  Eso pasó en la anterior legislatura en la que el PSOE ganó pero tampoco gobernó por otro pacto de perdedores.  Entonces López Aguilar bramó pero no hubo más y ZP pactó cosas con Canarias.  Ahora no ha pasado lo mismo,  el pijo-ministro de José Manuel Soria ha montado una vendetta particular por haber recibido lo que sembró,  y tiene asfixiada a esta región por simples divergencias políticas con Coalición Canaria.

José Manuel Soria rompió el pacto de gobierno canario con CC unos meses antes de las elecciones autonómicas y tras ellas esperaba que no le hicieran lo mismo que el le hizo a López Aguilar.  Pero esto no fue así,  ya ahora el super-ministro actúa como una divorciada despechada y novelera que le dice al ex,  ¡te voy a dejar sin naa!

Ustedes habrán oído de todo sobre Canarias ultimamente,  que si los descuentos de residencia en el transporte,  que si la supresión de la subvención a las Desaladoras (con la cual el precio del agua subiría un 50%).  Que si la quiebra de Islas Airways,  que si las exploraciones de petroleo….  Son muchas cosas,  pero,  ustedes que viven una gran cantidad de agua más allá debería escuchar antes de decir inexactitudes y contestar como los loros.

Miren,  los canarios (no se los ricos) pagamos impuestos a la Agencia Tributaria,  que sirven,  entre otras cosas,  para pagar el AVE o las autovías esas por las que circula poca gente. También aeropuertos vacíos.  A los canarios nos cuesta recorrer los 134 kilometros que separan Tenerife de La Palma,  por ejemplo,  90€,  con el descuento de residente,  45 (i/v). Eso en el transporte más barato, que es el barco (cuatro horas).  El mismo recorrido en la península es Sigüenza-Madrid y cuesta unos 18 € i/v en el transporte más barato que es el Bus.   ¿Igualdad de oportunidades?  Es evidente que el transporte canario debe estar subvencionado para que todos los españoles tengamos las mismas oportunidades,  teniendo en cuenta que esos transportes en canarias los realizan muchas personas que no tienen especialistas médicos en las islas menores y tienen que acudir a las mayores.  O pequeños  y medianos empresarios que tienen que realizar visitas a las capitales por necesidad.

Las islas de Gran Canaria,  Fuerteventura y Lanzarote no tienen reservas acuíferas para abastecer a la población,  por eso se han construido desaladoras.  Desaladoras que obtienen ayudas públicas para que a los ciudadanos no les salga el precio del agua un  50% más caro.  Ahora los recortes dan más dinero a las peperas Ceuta y Melilla que a el millón de canarios que dependen,  en las islas orientales,  del agua desalada.  Y eso que en principio,  en los presupuestos del 2.013 no había ni un duro para Canarias,  ahora hay cuatro millones,  cuando  las colonias de Africa,  con muchísima menos población,  reciben  el doble.

A esto tenemos que sumar el precio de la cesta de la compra.  Más cara,  por razones obvias que en el resto del estado. Y que nos obliga a consumir según mandan las multinacionales del sector.

La falta de competencia hace que los precios de los viajes a la península hayan subido y los peninsulares  asentados en Canarias  tampoco tienen el mismo derecho que los demás españoles a “volver a casa por navidad”.

Los canarios tenemos la tasa de infartos más grande del estado,  de obesidad,  de alergias…….  Sin embargo tenemos el tabaco y el alcohol de más de 20º más barato que nadie,  y preferimos bajar sueldos y eliminar extraordinarias que subir  los impuestos sobre los mismos.

Vivir aquí se hace imposible,  los sueldos son los más bajos del estado.  Los públicos tienen un plus de residencia que paga la UE,  pero  que acaba en el 2.015,  ¿se está negociando su continuidad?

Más de 7.500  canarios han  abandonado las islas para trabajar en el extranjero,  espero,  por su bien,   que no vuelvan,  más que para ver a sus familiares de vez en cuando,  algo que yo también he decidido hacer.

No hablemos del caciquismo moderno que impera por doquier.

Pensaba jubilarme aquí,  pero entre unos y otros he comprendido que mis gusanos estarán  más a gusto en Torrero.

Anuncios