Golpe de Estado parlamentario en Paraguay.

Jefe de Unasur: “Se ha dado un golpe de Estado parlamentario”

Redacción BBC
La destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, en un juicio político de un día de duración, ha generado reacciones de repudio en la región.

“Se ha dado un golpe de Estado parlamentario”, señaló el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas, Alí Rodríguez Araque, al enviado especial de BBC Mundo a Asunción, Vladimir Hernández

“Se violentó uno de los principios más elementales de los juicios, que es el legítimo derecho a la defensa. Hoy prácticamente se presentó la acusación y apenas le dieron unas horas a los defensores del presidente para que conocieran las pruebas y pudieran elaborar argumentos, con lo cual refutar las pruebas. Eso es físicamente imposible”, agregó.

Rodríguez Araque afirmó que en la próxima cumbre de países del Mercosur, la semana entrante en Argentina, los jefes de Estado decidirán si se le aplican medidas a Paraguay como consecuencia de la destitución por juicio político de Lugo.

Entre las consecuencias está la expulsión de Paraguay de Unasur o incluso sanciones comerciales.

Venezuela y Ecuador

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, señaló momentos después que “se ha violado todo el debido proceso a la defensa y los derechos elementales democráticos”.

“Los legisladores hicieron oídos sordos”, dijo Maduro en referencia a las recomendaciones de la comunidad internacional de no realizar el juicio político.

El gobierno de Ecuador, por su parte, aseguró que no reconocerá otro presidente de Paraguay que no sea el presidente Fernando Lugo, según lo anunció este viernes el presidente ecuatoriano Rafael Correa durante la grabación en Quito de su informe semanal de labores.

Según Correa, la destitución de Lugo es “ilegítima”.

El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño también escribió en su cuenta Twitter que la salida de Lugo es “una ofensa y vergüenza para la democracia suramericana”, indicó el colaborador de BBC Mundo en Quito, Paul Mena.

“En el marco de la ley, aunque esta sea torcida”

Minutos después de que el Congreso paraguayo decidiera destituir al presidente Fernando Lugo, cientos de personas se congregaron en el centro de Asunción para protestar por la decisión.

Fuertes contingentes policiales fueron desplegados en el centro de la capital paraguaya para salvaguardar el orden.

Una hora más tarde, Lugo declaró que no es él quien recibe el “golpe” sino el pueblo paraguayo.

“Espero que sus ejecutores tengan presente la gravedad de los hechos”, afirmó.

Lugo dijo que actúa “en el marco de la ley, aunque esta sea torcida” y que se somete a la decisión del Congreso que votó por 39 votos a favor y 4 en contra para su destitución por el mal desempeño de sus funciones.

Anuncios