Honradez y buena gestión frente a D. Recorte.

Que recortar es la solución en este país es mentira.  Si los políticos que nos gobiernan gestionaran con honradez nuestros dineros recaudados mediante impuestos,  otro gallo nos cantaría.

En el estado español no existe conciencia fiscal.  La gente ni sabe lo que se hace con su dinero,  ni exige que el mismo  sea empleado en cosas concretas, ni que exista una responsabilidad penal de los gestores políticos si los impuestos son empleados en cosas que el contribuyente no ha pedido.  También existe la mala práctica de exigir derechos y a la vez buscar subterfugios para no pagar a Hacienda.  Esto es algo normal en este país.  Como los políticos hacen lo que quieren con nuestro dinero,  nosotros intentamos que ese sea el menos posible.

Si siguiéramos el ejemplo de los países nórdicos otro gallo nos cantaría. Gestionar mejor nuestros recursos es la solución  a la crisis del déficit. Una solución que no puede tener un plazo de dos años. Ninguna crisis empresarial se soluciona en esos plazos.

Suprimir todas las subvenciones a organizaciones, Iglesia, Sindicatos, ONG´s, etc es el primer paso que se debe dar.  No es posible que muchos padres estén pidiendo dinero por ahí para operaciones para sus hijos en América, organizando conciertos etc., mientras todas estas organizaciones tienen su presupuesto consignado por vía IRPF. Eso es inmoral y un ejemplo de la mala gestión que se hace de nuestros pocos recursos. Subvenciones… también de la PAC y todas estas barbaridades que han llenado de vehículos de lujo y chaleses  nuestros campos y no de desarrollo económico.

Prohibir el déficit en la Constitución…  lo que tenían que cambiar es la exigencia de subvencionar a Iglesias, Sindicatos, Patronales y demás organizaciones que no deben depender del estado.  El ciudadano debe tener presente que su dinero no es para esto ni para fiestas ni concursos ni demás hostias.

El dinero es para la Obra Pública, para la Sanidad,  para la Educación, para la investigación,  para los avances sociales,  no asistenciales ni benéficos.  Los dineros de un país medio no son para mantener tropas militares en el extranjero que generan un aluvión de gastos.  La salida de militares españoles al extranjero debería estar prohibida en la Constitución.  Y la ayuda al desarrollo debe ser discutida ampliamente,  porque no se  puede jugar con nuestro escaso dinero para que se lo coman los fascistas que gobiernan algunos países del tercer mundo.

Gastar dinero en un Senado inservible o en dos instituciones como la Monarquía y la Presidencia del Gobierno, que pueden juntarse en una sola llamada Presidencia  de la República, es otro ejemplo de mala gestión.  También la desastrosa financiación  autonómica,  que debería ser Federal e Igualitaria,  sin presuntos derechos históricos,  sólo  Baleares o Canarias tienen derechos diferenciales evidentes, y si no lo son… el derecho a la autodeterminación está ahí.

En definitiva,  hay mucho que gestionar y poco que recortar.  De esta manera no pararíamos el crecimiento y generaríamos empleo.

Recortar es la solución de los cobardes y de los amigos de las rodilleras. ¡Gestionemos con dos narices!  Y sobre todo,  pongamos en puestos de responsabilidad a profesionales y gente preparada,  no a enchufados,  políticos prejubilados,  sindicalistas agradecidos…

Por favor,  respetemos lo público y gestionemoslo  con dignidad.

 

Anuncios