Cuestionando a la Monarquía.

Cuando desde la Izquierda se solicitó en el Parlamento que se aclararan las cuentas de la Casa Real, los que ahora sacan pecho de transparencia,  se escandalizaron y largaron toda clase de improperios contra los solicitantes.  Está claro que a un caso de corrupción se le hace más caso que a un representante de los ciudadanos.  Sobre todo siendo quien es el corrupto.

Ahora,  incluso, los maestros de la manipulación alaban al Rey o a la Casa Real por haber encargado investigar en el 2006 al Duque,  descubriendo que se lucraba,  eso si,  “no sabían que era de manera ilegal” (ja,ja).  A raiz de ahí le enchufaron en Telefónica y le mandaron a Estados Unidos,  donde sigue hoy en día.  Pero,  ¿hizo bien el Rey o la Casa Real? ¿o esto es un encubrimiento en toda regla?  Pues si ustedes no son tontos ni son del bando de las rodilleras entenderán que pasa por esos lares.

De todos modos no es por el caso Urdangarín por el que cuestionamos la Monarquía,  ni por muchos que aparezcan.  La Monarquía es anacrónica, antidemocrática,  pisotea el principio de igualdad de oportunidades,  es cara y nos insulta a los ciudadanos del estado español.  Y quienes tenemos memoria histórica para la transición y el 23F sabemos que todo lo que se babea del Don es una chorrada suprema.

Tener un Rey es evidentemente anacrónico,  antidemocrático porque no le elegimos,  contra el principio de igualdad de oportunidades porque mi hijo no tiene las mismas posibilidades que el de ser Rey,  es caro…vamos a explicarlo.  La Casa Real gasta un dinero,  más el que se gasta de otras partidas para seguridad etc.  Las funciones del Rey son limitadas por lo que necesita un Presidente del Gobierno.  Este vive también en un Palacio con un presupuesto similar o superior al de la Casa Real.  Total un pastón.  Si tuviéramos un Presidente de la República,  tendría un presupuesto  similar,  pero no necesitaría al Presidente del Gobierno,  porque este sería un simple Primer Ministro con el presupuesto de cualquier otro ministro,  sin palacios ni gastos tan elevados como los del puesto actual de Presidente.  Así de sencillo.  Tener un Rey,  según las teorías liberal-conservadoras,  une a los españoles.  Por lo visto los “españoles” somos tan ignorantes y retrasados que no sabemos convivir entre nosotros si no tenemos un Rey que haga de Papá Pitufo.  Por eso digo que nos insulta,  porque responde al chiste franquista de “no se os puede dejar solos”. Y está claro que la gente de hoy,  principalmente  la juventud,  está bastante madura en política como para prescindir de la Monarquía sin traumas.  Y la demostración está en que con el paro juvenil que existe y con los terribles recortes sociales,  no se ha quemado nada ni a nadie.

En definitiva,  el caso Urdangarín,  no cuestiona la Monarquía.  La Monarquía se cuestiona por si misma como el Senado, un florero innecesario.

Saludos.

 

Anuncios