Vayan ustedes a votar carajo.

Si, coño, hay que ir a votar. Nada beneficia más a esta derecha azufrada que la abstención.  En estas sosas elecciones no he dicho ni mu.  No me gustó de entrada que en mi provincia IU no formara parte de una Izquierda absolutamente unida. Aunque, con el paso de los días,  he podido comprobar que algunos partidos son simples submarinos que pretenden en el fondo, instaurar el voto útil en las componendas post-electorales.  Tan pobre es su ideal, que en mi ciudad escuche a unos,  el otro día,  que hacían campaña con unos videos en la calle.  Las voces recuerdan a Cruiff o Van Gaal.  Eran guiris champurriando castellano.  Su programa electoral no pasaba de media cuartilla, asemejaba a la vida laboral de José Manuel Soria.

Las listas electorales de IU son muy buenas.  Gente joven,  activista, con preparación.  Gente más adulta con  preparación y mucha experiencia a cuestas.

IU ha sido como un volcán,  arroja escoria que forma islas.  Islas que no presentan ningún atractivo natural ni turístico y,  que terminarán siendo roques en medio del océano.

Pero realmente el voto a Izquierda Unida es el voto alternativo a nivel estado español.  Hay mucha gente que lleva años ofreciendo alternativas al mercado. Como Alberto Garzón,  economista, candidato por Málaga.  Hay gente que lleva mucho tiempo trabajando en la calle,  como el jóven abogado José Pérez Ventura o Joaquín Sagaseta.  Hay de todo,  pero, bueno.  Hay gente buena que eligió marcharse y no vamos a saber más de ella,   porque serán roques en el océano  víctimas de su ego.

VOTEN IZQUIERDA UNIDA.  Y si les parece que el Senado no sirve para nada y es un gasto inútil,  voten en blanco al mismo.  Harán muy bien.

Y recuerden que en IU si hay alternativas y que los amigos de las componendas van desapareciendo.

Anuncios