Criticar el asesinato de Bin es un chiste.

Por una vez,  y espero que sea la última,  tengo que discrepar de  ese excelente parlamentario que es Gaspar Llamazares.  Hoy he podido oir sus declaraciones acerca de la operación que acabó con la vida del criminal internacional Osama Bin Laden.  Me parecieron demasiado contundentes para lo que merece el tema.

Vivimos en un mundo salvaje,  donde las cosas se solucionan a hostias.  En los estados del norte de Mexico,  el narco  decapita personas…. En otros estados los gobernadores encarcelan, torturan y también mandan matar personas….  En Colombia los para y los guerrilleros rivalizan en violencia,  el estado ha practicado el terrorismo contra sindicalistas, periodistas etc.   En El Salvador los pandilleros hacen las mil y una.  Honduras o Venezuela son países donde la vida vale poco porque la delincuencia no la respeta.  Africa se desangra en guerras y represiones devastadoras.  Israel masacra Palestina.  Las salvajadas del terrorismo se contestan con cárceles secretas en las  se practican torturas,  guerras donde mueren miles de civiles o “intervenciones contraterroristas” que vulneran “la legalidad internacional”.  El estado Chino vulnera la más simple legislación en materia de derechos humanos y laborales y…también asesina.   ¿Pero es que alguien respeta la legalidad internacional?  Y lo que es peor,  ¿alguien respeta la independencia de los pueblos?.

En este orden de cosas indignarse por el asesinato de Bin Laden me parece un chiste.  Creo que quedaríamos mejor si dijéramos que la muerte de este sujeto es un episodio más del estado de histeria  economicista que vive el mundo. Un episodio más de la lucha por la supervivencia en esta selva en que se ha convertido el mundo “culto y desarrollado” donde unos ganan y son super-premiados y otros pierden  y son tratados como mojones.

El que juega con fuego se termina quemando.  ¿Siempre se quema el mismo? No, algún día,  los Estados Unidos de América también se quemarán,  porque son casi siempre los responsables de prender la llama.  Creo que debemos luchar por un mundo en paz respetuoso de la vida y la libertad,  amigo del entendimiento y la tolerancia.  Los que utilizan las armas deben ir al mismo saco,  al saco del desprecio.

En fin,  ¿cambia  alguna cosa en nuestro quehacer diario  la muerte de Bin?  Pues no. Seguirá habiendo muchos muertos y yo seguiré sin poder traer el bote de mojo rojo en mi equipaje de mano.  Ah.. y aguantando a la kateta que en la T-4 te dice,  “usted lo hace porque se lo digo yo”  (no porque lo diga la ley, porque se lo digo YO, me quedo siempre con ganas de decirle).

Guanarteme 

Imagen de http://blog.cagle.com/2011/05/osama-is-going-to-hell/

Anuncios

2 comentarios

  1. No puedo estar de acuerdo contigo. Hay cuestiones que están por encima del peor criminal terrorista, y son los derechos humanos. Es verdad que este mundo es una selva, pero se trata de poner orden y de aplicar justicia, no venganza ni acabar como sea con los enemigos. Si no, estaríamos justificando el GAL, por ejemplo, o cualquier terrorismo de Estado, siempre en aras de conseguir un mundo mejor. Un peligro que yo, al menos, no pienso justificar.
    Una cosa es que desees que los hijos de puta desaparezcan del mundo y otro que para hacerlo emplees cualquier técnica, incluso torturar a gente hasta que consigas datos para poder asesinar a tu enemigo.
    Entieno que los derechos humanos están por encima de todo, y que se han de aplicar siempre, aunque sea a un genocida como ese. Que más hubiéramos querido que juzgar a Franco, por ejemplo.

    Salud y República
    Salud y República

    Me gusta

  2. Hola Rafa. Me temía que me ibas a contestar tu y precisamente eso. Pero con este post no pretendo justificar el echo. Lo que quiero decir es que no se le de tanta importancia. Que se le de la misma que dan las televisiones y las policias a algunas muertes, a algunas reyertas salvajes, “ha sido un ajuste de cuentas”.

    Pues eso, ha sido un ajuste de cuentas entre enemigos de los derechos humanos. Porque ambos, son enemigos de los derechos humanos. Eso es lo que he querido decir, que se enfoque desde otro punto de vista. Si es que pensamos y opinamos lo mismo, pero a mi no me gusta entrar al trapo de la oficialidad y discutir si fue la hiena o el buitre, si el león mató al ñu o el ñu lo provocó.

    En este mundo donde no se utiliza la medicina preventiva sino la invasiva, estas cosas son normales. No nos metamos, pues, en el “Sálvame diario”, defendamos nuestras ideas desde a fuera. Ese mundo lo conocemos perfectamente, pero no es el nuestro.

    Salud y República.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.