De cuando el Vaticano dice cosas buenas.

En el Vaticano existen también las clases sociales.  Existen los ricos,  existen los medradores,  existen también los curritos.  Generalmente estos últimos suelen ser monjes.  Gente que se cree lo que dice  y vive como  piensa.  Algo incomprensible para la clase política y social del estado español.

De vez en cuando,  los curritos del Vaticano acongojan a sus propios fieles, y,  como en este caso tienen mucha razón.

EFE / VATICANO.- Los chismes parecen cosas inocentes, pero son una de las mayores causas de contaminación de la convivencia, afirmó hoy el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, durante la tercera predicación del tiempo de cuaresma ante el papa Benedicto XVI.

El franciscano Cantalamessa aseguró que para acabar con los chismes “no basta no hablar mal de los demás, sino que es necesario impedir que los otros lo hagan en nuestra presencia, que vean, aunque sea de manera silenciosa, que no estamos de acuerdo”.

Cantalamessa, que predicó ante Benedicto XVI en la capilla Redemptoris Mater, considerada la capilla sixtina del siglo XXI, señaló que los chismorreos nada tienen que ver con la caridad cristiana, “una caridad que como decía san Pablo no debe ser ficticia y tampoco hipócrita”.

“Un amor verdadero, sin falsedades, es lo que tiene que unir a los hombres”, añadió el fraile franciscano.

Cantalamessa criticó asimismo la caridad hipócrita, de la que comentó que puede esconder egoísmo, instrumentalización del prójimo o simplemente remordimiento de conciencia.

Bueno,   estas cosas son las que la Iglesia debe exigir a la sociedad.  No las panfletadas que la Conferencia Episcopal Española está acostumbrada a estamparnos a la cara.

Estos Franziskaner…..  hay que tenerlos en cuenta.  Tienen mucha razón.  Y está muy bien el lugar que han elegido para dar su opinión.  Si hay personas en el mundo chismosas, a más no poder,  son,  las ratas de sacristía,  la gente “seria” católica,  los nuevos ricos (que también va  a misa)…. También los funcionarios de prisiones (así lo dijo el Príncipe Anarquista hace dos siglos y mucha gente da fe de que así es).

En definitiva,  está bien que se limpie la propia casa y se de ejemplo a los demás para que hagan lo mismo.  La sociedad en la que vivimos es hipócrita y mal educada.  Chismorreo es criticar la nómina de los demás,  hijoputez,  mala educación, chulería o falta de respeto es restregarnos por la cara  los beneficios o las nóminas de los ricos (sobre todo en una situación de crisis).

La ostentación y la chulería son las que llevan a la violencia a los perdedores.  Porque esta civilización miltoniana es de ganadores y perdedores.  Y al perdedor se le obvia y se le aniquila socialmente.

La caridad hipócrita,  el chismorreo,  el egoísmo…virtudes de esta civilización.  Sólo las denuncian los Franciscanos   y….  Cayo Lara.  Don Camillo y Pepone vuelven a  coincidir…..

Guanarteme

Anuncios