El 83% de la población salvadoreña aprueba gestión del Presidente Funes

DIARIO COLATINO.- Geovani Montalvo.-    Según el más reciente estudio de opinión pública de la encuestadora CID-Gallup, la popularidad del Presidente Mauricio Funes ha crecido entre la población salvadoreña al alcanzar, en la última semana, el 83% de aprobación, manteniéndose entre los presidentes mejor evaluados de América Latina.

A 22 meses de haber llegado al Gobierno, bajo la bandera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), el principal partido de izquierda en el país, la imagen del Presidente Funes creció cinco puntos de enero a marzo de este año, al pasar de 78% a 83% de aprobación.

La encuesta reveló, pese a los distintos problemas que enfrenta el país, que el 68% de la población salvadoreña considera que ha habido un cambio positivo en El Salvador, con respecto a los anteriores Gobiernos liderados por la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que duró 20 años en el poder.

El mismo estudio indicó que el 68% de los nacionales tiene la confianza en que el Presidente Funes hará algo para solucionar los problemas de la población. Asimismo, el 60% dicta que el mandatario salvadoreño dará solución al problema de la delincuencia, uno de los mayores males que flajela a esta nación centroamericana.

Los datos de esta última encuesta de CID-Gallup coinciden con los arrojados por otros estudios de opinión pública, los cuales señalan que a casi dos años de gobierno, el Presidente Funes tiene un fuerte liderazgo, goza de mucha credibilidad y está cumpliendo sus ofertas de campaña.

En su plataforma electoral, antes del triunfo en las urnas, Funes señalaba que los grandes objetivos de su gobierno serían sacar al país de la crisis, consolidar la democracia y un Estado social de derecho y tomar la ruta del desarrollo integral.
“Es la hora de quienes creemos que el país tiene que cambiar. Es la hora de la mayoría de los salvadoreños”, gritaba frente a multitudes en sus mitines, abanderando la esperanza del cambio.

El Primero de junio de 2009 Funes asumía como el primer mandatario de izquierda en El Salvador, una izquierda que ha consolidado en estos casi dos años de gobierno a partir de la unidad nacional, la inclusión y  la concertación social.
Los retos más grandes que ha enfrentado el mandatario en este tiempo ha sido reconstruir el tejido social dañado por una guerra civil que duró 12 años, sumado a 20 años de gobiernos derechistas que profundizaron el empobrecimiento de las mayorías, la corrupción, la injusticia y la represión.

Funes fue el primer Presidente salvadoreño que pidió perdón en nombre del Estado por los crímenes cometidos contra la población civil indefensa durante el conflicto armado en el país, y se propuso una línea clara de reparación de las víctimas y promoción de la memoria histórica.

Cuando el Gobierno de Funes entró al poder encontró las arcas del Estado sin fondos suficientes para desarrollar todos los planes propuestos durante la campaña, por lo que emprendió mecanismos para obtener fondos sin afectar directamente a la población, promovió medidas de austeridad, una política de transparencia y una pacto fiscal donde los que tienen más, paguen más.

Sobre esto último, el sector empresarial arremetió en contra de esta medida, obstaculizando desde inicios de año una reforma fiscal que le permita al Estado obtener mayores fondos para destinarlos a proyectos de beneficio de la sociedad salvadoreña.

El 22 y 23 de marzo pasado, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó el país como un signo de la confianza y buenas relaciones que tiene la nación del norte con el gobierno salvadoreño, una muestra también del reconocimiento que tiene Funes como líder democrático y estratégico de la región latinoamericana.

Anuncios