IU-C explica cómo es el fraude electoral legal en Tenerife.

 

Izquierda Unida Canaria afirma que Coalición Canaria se acaba de negar a cambiar una ley electoral que le permitió, en 2007, obtener siete diputados al Parlamento de Canarias por Tenerife, con 22.197 votos por diputado, es decir, cada escaño supuso el 5.6% de los votos. Sin embargo, cualquiera de los partidos que no son cómplices de la fraudulenta ley electoral canaria habría necesitado, como mínimo, 56.127 votos para así superar la barrera regional del 6%. Esto quiere decir que, para entrar en el Parlamento de Canarias por Tenerife, se requiere el 14.2% de los votos. Esa es la barrera legal mínima para entrar en el Parlamento por la mencionada isla.

A los tres partidos beneficiarios de la ley electoral antidemocrática, sobre la cual no se permiten iniciativas legislativas populares, cada diputado les costó una media de 23.114 votos, es decir, el 5.8% del voto. A cualquiera de los partidos excluidos por las trampas electorales, el acceso al Parlamento le supondría más del doble de votos de los que le bastan a los tres grandes partidos para obtener escaño.

IUC afirma que se necesitan medidas extraordinarias para combatir un fraude extraordinario, que priva a la ciudadanía de ver representada su pluralidad en un Parlamento doblegado ante un perpetuo tongazo caciquil. Para IUC es obvio que quienes manipulan el valor del voto, con leyes que debieran ser delito, no son demócratas.

Anuncios

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.