Coalición Canaria y PP roban votos, como dinero a la ciudadanía.

La protesta es una vez más de IU-C.  Además de la corrupción existente, paralizada por fiscales, jueces, abogados mercenarios y un amplio grupo de empresarios golfos y sinvergüenzas,  el sistema electoral canario roba también a los ciudadanos.

Izquierda Unida Canaria condena el rechazo de Coalición Canaria y Partido Popular a rebajar las barreras insulares, para acceder al Parlamento de Canarias, del 30% al 5%. IUC afirma que cada 1.7% de los ciudadanos tocaría a un escaño parlamentario en un sistema proporcional, que respetara el principio de una persona un voto. La barrera del 30% no existe en ningún estado democrático y, al mantenerla, CC y PP se muestran enemigos de la democracia. Convierten en ley una trampa para robar la representación que la ciudadanía da a una parte de sus adversarios.

IUC recuerda que, en 2007, el 16% de los votantes canarios, unas 150.000 personas, se quedaron sin representación, frente a algo más del 2% en Cataluña, en donde no existe esta cultura del fraude electoral legal que CC intenta presentar como peculiaridad canaria.

Mientras a 150.000 personas se les privó de representación, CC obtuvo dos de sus diputados con menos de 3.000 votos. En el Parlamento de Canarias las votaciones igualadas no las resuelve la representación popular sino los diputados elegidos por la ley electoral-trampa, que ocupan los escaños que la ciudadanía otorgó a otros partidos. Para IUC, el Parlamento de Canarias está deslegitimado, por sus decisiones para sobrerrepresentar el voto de quienes están dentro e infrarrepresentar el de quienes están fuera.

Esta es la democracia que hay y de la que presumimos.  Menos mal que todavía podemos criticarla,  porque no se crean que esto durará mucho.

Guanarteme

Anuncios