Imprescindible:”Los marxistas y los islamismos”.

Rebelión publica un artículo de Nazanín Amirian, comunista iraní,  titulado “Los marxistas y los islamismos“. No tiene desperdicio,  hace tiempo que no leía algo tan bueno y “racional”.  Se los traslado para que tomen nota, en especial los compañeros latino-americanos,  socialistas del siglo XXI y a todos aquellos que critican (con razón) a la iglesia católica por no apoyar el uso del preservativo,  pero no a Irán por colgar a una adultera.

La repercusión de las protestas que ocurrieron en Irán bajo el nombre de “Movimiento Verde” (MV) en junio de 2009 pusieron de manifiesto las discrepancias dentro de la izquierda a nivel mundial en cuanto a su visión acerca de los movimientos islamistas, en el poder o en la oposición.

Un importante sector de la izquierda europea y latinoamericana dejó solos entonces a millones de iraníes que se echaron a las calles pidiendo unas elecciones limpias dentro del propio marco de la RI. Todavía acusan al Movimiento Verde de ser otro montaje de EE.UU. como sus revoluciones de colores en el espacio exsoviético.

¿Tenían esos compañeros suficiente información para llegar a una conclusión tan grave? Fueron (son) varios los motivos de este tipo de posicionamiento:

* Un maniqueísmo cuasi religioso que divide el mundo entre los “pro y los contra” estadounidenses. Se espera a que Washington adopte su postura en un asunto para colocarse enfrente, rebajando así el análisis científico del marxismo y la dialéctica de observar los acontecimientos en toda su complejidad al nivel del suelo. Así, si EE.UU. está en contra de la Revolución Islámica, ésta es progresista y quienes luchan contra ella están a sueldo del Mossad y la CIA.

* Otros consideran que la República Islámica es un contrapeso de Israel en la zona y no hay que debilitarla. Ignoran que Irán y Estados Unidos comparten el gobierno chií del Irak ocupado y, en parte, el de Afganistán. Y aunque fuera como dicen, una cosa son las alianzas estratégicas (incluso con el mismísimo diablo) y otra bien distinta confundir a la audiencia y denominarlas progresistas

* Niegan que en Irán o en otro país “amigo” haya lucha de clases. Como si por arte de magia ésta se hubiera paralizado, o debería paralizarse, por el bien de la paz (?) regional. En Irán todos los partidos políticos y sindicatos están prohibidos. ¿Representan los ayatolás y los militares los intereses de los trabajadores? ¿Dónde están las enseñanzas del marxismo sobre la independencia de la postura de los comunistas?

* Que fuesen los jóvenes (que además de universitarios vestían “a la occidental” en vez de ir en chanclas) y no los desharrapados quienes encabezaban las protestas, fortalecía todavía más la idea de la conspiración de la clase media y alta contra el gobierno de los desheredados. Otro de los pecados del MV fue el uso de la tecnología moderna para convocar las protestas. ¡Qué extraño que ahora nadie cuestione este punto en las rebeliones de los países árabes!

Desconocen que la mayoría de la población de Irán es menor de 30 años y que casi el 65% de los universitarios son mujeres. Irán es el primer país de Oriente Medio (OM) que consiguió tener un parlamento y una constitución, en 1911, tras la Revolución Constitucional (1906). La modernidad está presente en Irán. El resto lo hacen su milenaria civilización preislámica, la racionalidad y la idea de la justicia introducida en el Islam desde el chiísmo. Es un país en el que el 8 de marzo se celebraba desde 1921 y tuvo el partido comunista más fuerte de Asia por el apoyo popular. Por eso Irán fue la vanguardia de la lucha (en la región) contra la dictadura secular del Sha en 1979 y contra el totalitarismo religioso y por los derechos de la ciudadanía en 2005. Las singularidades de la historia de Irán y su compleja sociedad moderna imposibilitan que acepte el gobierno de una teocracia militar oscurantista y corrupta que legaliza la tortura y aplica la pena de muerte por una veintena de pecados y delitos (incluso a los niños de 15 años), lapida y corta manos y pies bajo la Ley de Talión. Ni en la Edad Media iraní hubo tanta barbarie.

* La debilidad y la pasividad de las fuerzas de la izquierda han llevado a ésta a buscar desesperadamente otra fuerza, la islamista, para que luche por ella contra el imperialismo. Espejismo total. Los talibanes, además de aliados tradicionales de los colonialistas británicos y franceses, y ahora de los estadounidenses, son más reaccionarios que la derecha laica de sus países. (Lean la historia de los Hermanos Musulmanes, por ejemplo, y su colaboración con los nazis).

Seguir leyendo.

¿Ya han terminado de leer?  Ahora,  ¿desde donde hay que explicarlo?, ¿desde la luna?.  ¿Cuando vamos a recuperar la personalidad?

Hay que recordar a todos que las religiones descansan sobre dogmas de fe, nada racionales.  El socialismo descansa sobre el materialismo histórico, algo muy racional.  Aunque parezca muy simplista,  eso es lo que hay.  Y, una cosa es la tolerancia hacia los demás y otra defender a los intolerantes.  No me gusta la religión,  pero la tolero,  la respeto,  está en mi familia.  Pero defender a alguien que une la religión al estado,  prohíbe los partidos,  los sindicatos,  las asociaciones,  la participación popular… con la excusa de  ¿y que hacen los otros?,  es lamentable y demuestra la falta de personalidad e ideas en la izquierda mundial.

Guanarteme


Anuncios

2 comentarios

  1. CAMARADA, GENIAL EL ARTICULO

    Pero creo que debes reexaminar tu lectura de lo religioso. Que los islamistas sean unas mierdas misoginas, machistas y homofobicas… dogmaticos y oscurantistas.. no quiere decir que todo el Islam sea así.

    Por favor revisa este artículo sobre la democracia y el islam, en toda religion, como todo pensamiento ideologico, la tradición se puede interepretar de muchas formas:

    http://wwwespiritualidadprogresista.blogspot.com/2011/02/islam-y-democracia-la-sheija-amina.html

    Sobre la relación entre marxismo y religión te sugiero que revises este texto. “¿Religión opio del pueblo?:

    http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/campus/marxis/P2C3Lowy.pdf

    Yo soy ateo camarada, en un sentido de defender el estado laico y de defneder que la argumentación en el espacio democratico o la asamblea popular no recurra a formulas teistas (“porque mi Dios dice…”), porsupuesto no afirmaría ni negaría la existencia de Dios. Creo que el islam como el cristianismo o el budismo, jutno con muchas tradiciones puede servir para desarrollar reflexiones antecapitalistas y emancipatorias… solo es cuestión de trabajar esas tradiciones de la manera adecuada.

    Un abrazo desde Perú

    Me gusta

  2. Hola, perdona que tu comentario no se haya publicado antes, pero como contenía enlaces ha pasado a moderación.

    Gracias por intervenir. He leído los dos textos que me recomiendas. Son bastante interesantes. Creo que la religión debe ser una decisión personal, una forma personal de entender la vida. Nunca una opción política, por eso dije que no tenía que ir unida al estado, ya sea islamista, como católica o judía.

    El artículo no generaliza, va referido a Irán, por la “amistad” que los gobiernos progresistas de Latino-américa parecen tener con el y que yo no apruebo.

    ¿Todo el Islam no es igual? Es posible, pero en aquellos lugares donde la religión está fundida con el estado y el código penal son los “mandamientos” si que pasa lo mismo. Amina sólo puede dar tres ejemplos. El resto (muchos, y no sólo del golfo pérsico) dan un muy mal ejemplo.

    Y te repito que tolero las religiones. Ninguna idea política puede triunfar y ser democrática si no se toleran las ideas de los demás. Que hay que tener paciencia y abandonar los cañones, por su puesto, pero de besos nada.

    Gracias de nuevo por tu comentario. Saludos Perú.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.