Gadafi, la geopolítica y la desconfianza.

Hasta ahora no he querido hablar de los jazmines del norte africano.  Cuando algo no me cuadra prefiero callar para no meter la gamba.  También para aprender,  pues no soy un experto en política africana.   Me quedé en Cartago, con Amilcar y posteriormente en Abisinia luchando contra los fascistas. También en Angola,  con la derrota de Savimbi y Holden Roberto.

Libia está gobernada por un alucinado.  Su actuación diaria así lo evidencia.  Su revolución y su socialismo son una quimera y una excusa para regentar un régimen absolutamente pornográfico.  200 virgenes y no se cuantos hijos-herederos a cual más degenerado y miserable.  Y hablo por lo que les oigo decir  a ellos mismos,  no por lo que digan ciclano y zutano.   La reacción ante la situación Libia del Gobierno español es lamentable.  Hay que defender a Repsol antes que a la verdad,  y por eso todas las blandas declaraciones públicas.

Las declaraciones de los lideres de América Latina,  son variopintas.  Fidel dice que,

“Se podrá estar o no de acuerdo con Gadafi. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información. Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira”

Cristina ha sido prudente,  quizás tampoco se fie,  y ha dicho que,

“El gobierno argentino expresa su profunda preocupación por la grave situación en Libia, lamenta la pérdida de vidas y los actos de violencia acaecidos en los enfrentamientos”.
Hizo votos “para una pronta solución pacífica, dentro de un diálogo democrático constructivo y de absoluto respeto por los derechos humanos y la voluntad del pueblo libio”.

Daniel Ortega está pasado de rosca y desagradable,  ya va siendo hora de que a  el Sandinismo lo represente alguien más moderno, joven  o mayor,  pero con dos dedos de frente.

Las autoridades libias “están buscando como dialogar, pero defender la unidad de la nación, que no se vaya a desintegrar el país, que no vaya a darse una anarquía en el país”.
“Le transmití la solidaridad del pueblo nicaragüense, a todo el pueblo libio, a él la solidaridad de los sandinistas nicaragüenses… Dios quiera que ahí esa situación se pueda resolver, se pueda superar”, añadió.

La UE,  la Derecha y sus ideólogos,  nos hablan de geopolítica.  En internet,  eso si,  no en la TV y de cara al público.  La Geopolítica es esa ciencia bajo la cual se justifica la dictadura y la violación de los derechos humanos. Inventada por el  geógrafo sueco Rudolf Kjellén,  ampliada  por el también geógrafo alemán Friedrich Ratzel, se basaba en que  un estado tenía que crecer, extender o morir  dentro de “fronteras vivientes”,  por ello tales fronteras son dinámicas y sujetas al cambio.

Durante el nazismo, el general alemán Karl Haushofer actualizó  la geografía política, utilizándola como justificación de  la expansión territorial de Alemania durante el Tercer Reich y desarrollando las teorías de Ratzel del espacio vital.

Tras unos años de decaimiento,  la geopolítica recuperó su interés,  y eso si,  gracias,  desgraciadamente,  a las tensiones y guerras internacionales.

El aporte de las escuelas geopolíticas brasileña, argentina y chilena durante el periodo 1950 – 1970  es interesante, este enfoque  considera que antes de pensar en la expansión exterior de un Estado, este debe estar cohesionado en su interior.

La geopolítica favorece el diseño de estrategias de expansión económica y crecimiento organizativo  muy útiles  para aquellas empresas multinacionales cuyos productos y servicios se distribuyen en diversos países,  bajo la presión competitiva de otras corporaciones  que disputan los mismos territorios o segmentos del mercado.

Por todo ello es extraña la pasividad con la que  Europa y EEUU  están tratando las revueltas de estos meses. Porque esta geopolítica de la que hablamos marca,  desgraciadamente,  las relaciones internacionales y,  toda dictadura ferrea es,  geopoliticamente,  rentable.

Por eso mi inicial desconfianza.

Guanarteme

Anuncios