Adeus, Mestre!

 

Hoy es un día muy duro para los profesionales (sobre todo) y los seguidores y aficionados de la cocina ibérica.  Santi Santamaria, uno de los grandes de la cocina de verdad,  nos ha dejado.  Murió de un infarto de miocardio, según ha confirmado la autopsia que le fue practicada en el Hospital General de Singapur. El cocinero catalán, de 53 años, falleció  el jueves en esta ciudad asiática cuando se encontraba en una visita de presentación de su restaurante Santi, que gestiona su hija Regina. Según el informe de la policía de Singapur, Santamaria murió a las 20.50.56 (hora local) en el hospital tras haber sufrido un desfallecimiento en el restaurante. La causa de la muerte es “isquemia miocárdica”, por falta de riego en las arterias que van al corazón.

Santamaria ha sido uno de los chef más premiados por la Guía Michelín gracias a su restaurante  El Racó de Can Fabes ubicado en Sant Celoni.  Su último libro” La cocina al desnudo”  ha desatado mucha polémica ya que algunos compañeros como Ferran Adriá no han estado de acuerdo con él. Tampoco Arzak  con el que sostuvo un largo debate sobre las virtudes de la cocina tradicional frente al uso de determinadas sustancias químicas para elaborar nuevos platos.

Como simple aficionado, que soy,  a la cocina,  estoy todavía sorprendido por la noticia.  He leído su Blog muy a menudo,  me encanta porque no sólo escribía de cocina,  también lanzaba palos y,  no al aire precisamente.   En cuanto a su forma de entender la cocina actual estoy en total acuerdo con el.

Ha muerto un grande y un hombre comprometido,  también.  También le recuerdo como uno de aquellos miles de ciudadanos que se manifestaron en Barcelona tras el asesinato de Ernest Lluch.

Hace unos pocos días escribió este post en su Blog

Santiago y cierra España

SUBIDO POR SANTI SANTAMARIA EL 5 DE ENERO, 2011

Estas Navidades me sentí mitad Papá Noel, mitad Rey Mago, y es que alguien muy especial me escribió una carta: nada menos que don Miguel Sebastián, ministro de Industria, Turismo y Comercio. Da igual que en su carta me llamara “Santiago” (por favor, en lo sucesivo, “Santi” o “Jaume”) y que escribiera mi apellido reiteradamente mal (Santamaria no lleva acento en la ien catalán): lo importante era que el ministro me invitaba a ponerme en contacto con él “para todo aquello en lo que pueda serle de ayuda”.

¡Albricias!, pensé: es la segunda vez que un ministro se dirige a mí en toda mi carrera. Y luego recordé las ocasiones en que el ministro Sebastián y sus predecesores habían requerido mis servicios, mi “esfuerzo y dedicación gracias a la cual se refuerza la marca ‘España’, que entre todos estamos tratando de proyectar al resto del Mundo (sic)”. ¿Y saben algo curioso? Para contar esas ocasiones me sobraban dedos en una mano. Y no digo “dedos en una oreja” porque una vez, hace mucho, mucho tiempo, parece casi que en una galaxia muy lejana, hice un bolo para el ICEXen Nueva York. Y como es de bien nacido ser agradecido, yo se lo cuento, porque luego dicen que lo mío es envidia de esos cocineros patriotas que pasean el nombre, perdón, la marca, de Españapor tierra, mar y aire, mientras que a mí, en su día, me encausaron por presuntas injurias a las Fuerzas Armadas.

Pero bueno, la verdad es que la marca España me trae bastante al pairo. Tampoco es que me preocupe mucho la marca Catalunya (cuyos responsables, por cierto, han contado conmigo tan a menudo como sus colegas españoles). Pero el país, Catalunya, me importa y me preocupa bastante más. Por eso, quisiera pedirle al ministro Sebastián algunas cosillas en las que sí puede serme de ayuda:

  • Que tengan una política energética coherente que permita a las empresas del país ser más competitivas, en lugar de lastrarlas justo cuando más necesitadas están de un impulso. A mi restaurante, por ejemplo, el aumento de la tarifa de la luz me va a salir por bastante más que un par de cafés. ¿Me pagará la ronda el Sr. ministro?
  • Que hable con su amigo Pepiño Blanco para que liquiden ese monstruo aberrante llamado AENA, descentralicen de una vez la gestión de los aeropuertos, no impidan a través deconvenios bilaterales que las compañías extranjeras puedan elegir libremente las rutas que establecen con nuestro país y  no nos entreguen, cautivos y desarmados, a Escila Abertis o Caribdis Ferrovial.
  • Que sea más riguroso con las inversiones promocionales de la marca España, porque algunos, más que servir al país, parece que quieran servirse de él (y ya se sabe que la mujer del César…).

Y no sigo, porque en el año y pico que le queda al PSOE en el gobierno (y puede que menos aún a don Miguel Sebastián) no creo que dé para que se cumplan mis deseos. Pero como yo aún creo en los Reyes Magos, se lo pido. Y si no puede ser, pues carbón (de Rodiezno) para todos.

¡En su linea y con dos cojones! Si algo de bueno tiene la muerte es que no podrá vernos cautivos y desarmados en manos de Abertis  y Ferrovial.

La capilla ardiente de Santi Santamaria se abrirá a partir de mañana, 18 de febrero, a las 12 h del mediodía en el Ateneu de Sant Celoni, c/ St. Josep, 18 . A las 17 htendrá lugar la ceremonia de despedida. Todo el mundo está invitado.

Yo por mi parte, maestro,  desde la humildad del ignorante,  sólo he podido homenajearle cuidando de no poner acento en la i de su apellido,  ni de llamarle Santiago.  Pues faltaría más.

Descanse en paz.

Guanarteme


Anuncios