La homofobia en Honduras, grave e impune.

 

BBC-MUNDO.- Tan sólo en los dos últimos meses han muerto asesinados en Honduras al menos seis transexuales. La cifra se eleva a 34 si se cuenta desde mayo de 2009. Cifras tan altas no han pasado desapercibidas para la comunidad internacional.

Primero fue la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y más tarde la ONG Human Rights Watch (HRW) las que han hecho sonar las alarmas y han pedido al gobierno de Porfirio Lobo que los crímenes no queden impunes.

“En los dos últimos meses siete transexuales han muerto en circunstancias que no han sido completamente investigadas”, denunció la CIDH.

HRW, cuyo balance es de seis, pidió al gobierno que haga todo lo posible para esclarecer las circunstancias de las muertes de forma “rápida y exhaustiva”.

“En la serie más reciente de agresiones, las víctimas transgénero fueron aparentemente torturadas antes de ser asesinadas”, señala el comunicado de HRW.

Según la ONG, “no se trata de incidentes aislados”.

También Obama

A esta preocupación internacional se sumó incluso el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que le recordó a Tegucigalpa que los derechos de las minorías sexuales no son de naturaleza especial sino nada más ni nada menos que derechos humanos.

El corresponsal de BBC Mundo para la región, Julián Miglierini, señala que el propio gobierno presidido por Porfirio Lobo también ha condenado las muertes, pero según activistas locales, no se hace lo suficiente.

Según le aseguró a BBC Mundo Indyra Mendoza, presidenta de Red Lésbica, “la impunidad en Honduras es total, de 34 asesinatos sólo hay un detenido y porque mató a dos personas más”.

Mendoza explica que las muertes casi siempre son “ejecuciones mientras ejercen como trabajadoras sexuales en las calles”. “Entonces llegan y las acribillan a balazos”.

“Nos mataban de a dos. A una le cortaron los genitales y la cabeza, y los metieron en dos sacos. La policía no hizo nada”.

Alta violencia

El gobierno hondureño, que de por sí ya tiene que lidiar con la tasa de muertes violentas más alta de la región centroamericana, diez veces mayor que la de EE.UU., ha manifestado su intención de aclarar por qué las minorías sexuales son las víctimas.

Mendoza alega que la situación ha empeorado desde que Manuel Zelaya fue sacado del poder por un golpe de Estado el 28 de junio de 2009.

“De 2004 a enero de 2009, hubo 17. Desde el golpe a la fecha, ya van 34”.

“Después del golpe nos unimos a la resistencia. No somos zelayistas, sólo queríamos el regreso del orden constitucional. Ahora estamos pagando un precio muy alto”.

“De los que participamos en la resistencia, somos los que más muertes hemos sufrido por delante de los periodistas, algunos de los cuales los mataban por gays y no por periodistas”, agrega.

Anuncios

Un comentario

Los comentarios están cerrados.