La gasolina se dispara.

Estoy escribiendo desde una cagadita de mosca en el mapa del Oceano Atlántico.  Me he venido cuatro días.

Ahora está cayendo un buen  palo de agua.  Aunque la temperatura es buena y aburrida.  Si quedaran agricultores   lo agradecerían. Pero como lo que queda en este país es una colonia de subsidiatas rurales,  les dará igual que llueva como que no.  Quizás el que no llueva les sirve mejor para asirse del palo mayor del subsidio.

Aquí la gasolina es más barata que en el resto del Estado,  pero el gobierno colaboracionista,  mal llamado autonómico, también ha anunciado una subida de impuestos para el oro negro.  Así se sumarán, en records,  al precio histórico que la 95  llega ya a tener en el resto del estado, 1´3 €.

La 95 es la gasolina que los casi pobres y los medio tontos tenemos en nuestros vehículos.  La 98 ya está destinada a otras cilindradas y a otros bolsillos de los que no hablo para que no me llamen amargado, infeliz y esas lindezas que los liberales de nuevo cuño lanzan contra los que ponemos en duda su estado ideal materialista.  Todo esto sucede con el barril del petroleo a 97 $,  ni siquiera,  cuando se encontraba a 147$,  en el verano del 2.008,  llegaba a este precio el litro de gasolina.

La culpa es,  según CINCO DIAS,   de los impuestos especiales y el IVA,  su aumento ha repercutido en un  5% el precio final desde el 2.008,  justo lo que han descendido un buen puñado de salarios.  Para los que no vivimos en una capital,  el transporte público no existe,  existe uno privado a la medida de sus beneficios,  la utilización del automóvil es fundamental,  porque el ferrocarril convencional también ha desaparecido.

La gasolina se dispara,  y  a lo que tenemos que tirar es a quedarnos en casa,  a no ir a las rebajas,  a no ir de puentes, de escapadas,  de todas esas marinconsonadas que nos han colado y,  que con los precios existentes,  comprometen el futuro de nuestros hijos.  En definitiva,  viajar lo justo para ver a nuestras familias,  buscar los viajes por internet,  olvidarse de las Agencias de Viajes,  de los restaurantes,  de los bares (que encima están a favor de que nos intoxiquen), de las extraescolares de nuestros hijos que impliquen gasto,  del comedor escolar (si podemos)…………

¿Que se va a joder mucha gente?  SI,  pero,  ¡YA VEREIS COMO ASI NOS HACEN UN POCO DE CASO!  Y, de repente,  BAJARA LA GASOLINA.

Guanarteme

Anuncios