Nadie sigue el ejemplo de Antoni Asunción.

¿Dimitir?  Esa palabra que Antoni Asunción,  ex Secretario de Estado de Instituciones Penitenciarias y ex Ministro del Interior, comprendió y admitió,  ha pasado a la historia del razonamiento político.

El diario El País,  que tanto critica al presidente legítimo de Venezuela, Hugo Chávez,  concedió hace unos días una entrevista no autorizada con el preso y dirigente etarra Arnaldo Otegui.  Este tipo,  es un hijo de puta que considera que los asesinatos son justificables según de quien se trate o   si son producto del “ojo por ojo”,  o de aquello de  “el franquismo y el estado matan más”.   Pero se merece una entrevista,  al contrario que Cubillas,  con el que nadie ha querido contactar.

El Ministro del Interior dice que no autorizó esa entrevista  (todas las entrevistas  que se realicen a personas privadas de libertad deben ser autorizadas).  La Secretaria de Estado de IIPP dice que no autorizó la entrevista.  Pero la entrevista se realizó y publicó con todo desparpajo.   Y ¿ahora que?  Les han colado una entrevista que puede hacerles más daño que los supuestos entrenamientos en la selva Venezolana.  ¿Quien es responsable?  ¿Nadie?  ¿O algún carcelero borracho y pervertido?

¿Dimitir?  Palabra prohibida en esta generación política.

Guanarteme

 

Anuncios