Parece llegar a su fin el reality de la mina.

De vergüenza se podría calificar el show que se ha montado con los 33 mineros atrapados en esa mina de Chile.

Vergüenza la utilización política de tan duro trance para mineros y familiares,  allí están la esposa de Piñera,  el Ministro de Salud y tantos otros que no pintan nada más que salir en la foto.

Vergüenza que el Ministro de Defensa sea accionista de la empresa que suministra materiales para el rescate.

Vergüenza que los sindicatos  no hayan hecho ninguna declaración conjunta acerca de las causas que producen los derrumbes,  de las condiciones en que se trabaja en las minas chilenas o del tema de las subcontratas (sistema de evitar pagos y responsabilidades).

Vergüenza porque el show mediático sirve para no hablar de la represión al pueblo mapuche.

Que buenos son los políticos que han salvado la vida a 33 trabajadores de una empresa privada que no tendrá ningún tipo de responsabilidad.  ¡Pero que buenos!

Lo mejor es que los trabajadores han salvado su vida.  Con todo,  siempre mejor que la gestión de Bachelet en el terremoto.

Guanarteme

 

Anuncios