¿Debo ir a la Huelga el día 29?

¿Saben ustedes que si voy a la huelga el próximo 29 de Septiembre perderé unos cien euracos de mis emolumentos?   Y con lo que me cobra el dentista,  con el comienzo del curso escolar,  con la hipoteca,  con los asuntos inesperados….,  cien euros es mucho  dinero.

Por eso yo,  al igual que muchos compañeros trabajadores,  nos planteamos este serio dilema,  ¿voy o no voy?.

Pues después de darle vueltas al asunto,  creo que las cosas son así:  Si voy pierdo 100 € +o- (recuperables con un apretoncito), si no voy y todo el mundo hace lo mismo, no sólo no será un fracaso la Huelga,  si no que se abre la puerta a que Gobierno y Patronal hagan lo que les de la gana con los trabajadores,  y de un estado de bienestar,  pasemos a un estado-tipo-Asia,  donde los no titulados cobran dos perras y los titulados se ven solos ante el peligro negociando individualmente sus contratos.

En estos últimos años estamos asistiendo a un ataque sistemático a los Sindicatos de clase,  se quiere que los propios trabajadores les den de lado para eliminar tantos derechos que se han conseguido en los últimos tiempos.  Véase Prevención de Riesgos Laborales,  Leyes de Igualdad,  de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral,  los permisos de paternidad, y tantas cosas en los Convenios Colectivos que no han surgido gracias al Espíritu Santo,  si no a muchos sindicalistas “liberados” que trabajan por sus compañeros.

Lo tengo claro,  el Sindicato es imprescindible,  quizás deban cambiar algunas cosas,  pero aún así el patrón no nos va a coaccionar ni amedrentar.

El día 29,  ¡HUELGA GENERAL!  ¡YO SI VOY!

Anuncios

8 comentarios

  1. Visto así casi que podemos considerar la huelga un lujo en vez de un derecho. Pero también visto así se puede considerar una inversión. Una inversión a futuro que merece la pena.
    Yo también apoyo la huelga. Porque hay motivos mas que sobrados, El día 29, ¡HUELGA GENERAL! ¡YO SI VOY!

    Me gusta

  2. Una huelga general, siempre es una huega en contra del Gobierno. Por mucho que los lideres sindicales quiera enmascararla y hacer que la huelga no afecte directamente al Gobierno, a mi modo de ver las cosas, la gente que se manifieste el prtoximo día 29, lo hara en contra del Gobierno, por mucho que se les quiera engañar, con artimañas, la gente no es tonta y aunque se le quiera echar la culpa al PP, a los emprearios, etc.etc., estoy seguro que la gente que se manifieste lo hara en contra del Gobierno e incluso en contra de los mismos Sindicatos. Pienso que al Gobierno y a los Sindicatos, les va a salir el tiro por la culata. Esta huelga va ha ser el fin del Gobierno. DIOS LO QIERA.

    Me gusta

  3. La huelga en este país es un lujo. Las que tienen éxito son aquellas protagonizadas por los que no cobran o les van a echar. Los demás buscan miles de excusas para no acudir. Luego son los primeros en poner la cuchara para recoger los beneficios. Depende de tu ambiente de trabajo, a algunos siempre nos aparecen los agoreros recordándonos lo que vas a perder. Por eso, al principio, siempre tenemos dudas.Y mucha gente está tan hasta el cuello con la banca, que no quieren perder ni dos euros.

    Alfonso, no creo que los sindicatos enmascaren nada, por lo menos CCOO. Claro que la Huelga es contra el Gobierno, ¿quien ha aprobado la reforma laboral, la reducción de salarios y la congelación de las pensiones? El que los sindicatos estén en este país más cerca del PSOE que del PP no quiere decir que soporten que se lesionen los intereses de los trabajadores. Este Gobierno debe marcharse, si el que viene es de derechas estaremos en frente cuando haya que estarlo, no simplemente por el hecho de que sea un gobierno de derechas.

    Te recuerdo que con el gobierno de Aznar, estos sindicatos, pactaron la paz social y tragaron con subidas salariales del 2% en beneficio de la economía, cuando el IPC era alto y los beneficios empresariales mucho más.

    Quizás ahora hayan reaccionado tarde, lo tenían que haber hecho desde que se anunciaron las ayudas a la Banca mientras el paro seguía creciendo.

    Finalmente, esta huelga no va a ser el fin del Gobierno, el Gobierno ya firmó su fin hace tiempo.

    Me gusta

  4. Me gustaria compartir una reflexion en voz alta y que, sinceramente, sea cual sea, me den su opinión. Gracias.

    Quedan escasamente 15 días para que se produzca la primera huelga general al Gobierno de Zapatero. En medios afines al Gobierno y medios afines a la oposición –ambos están a favor de las medidas de ajuste, no se engañen- se habla de la huelga como un rotundo fracaso.

    Está claro que hay que hacer un reproche enorme a estos sindicatos convocantes. En primer lugar porque el modelo sindical español surgido en 1984 favorece unos sindicatos pesebreros más preocupados de estar a buenas con el Estado que puntualmente les subvenciona que con sus afiliados y a quienes representan, a los trabajadores. Este modelo, creado por el PSOE en 1984 convierte a los sindicatos en una especie de sindicatos verticales que, gobierne quien gobierne, deben llevarse bien con el poder para evitar represalias.

    Pero no debemos perder el norte. El hecho de que muchos estemos quemados con los sindicatos y su silencio complice en 2008 y 2009 cuando el paro aumentaba en cientos de miles de trabajadores no debe impedirnos ver que estamos ante las puertas de la mayor perdida de derechos por parte de los trabajadores públicos y privados desde el franquismo. Es más, quizá alguien se sorprenda de esto, pero lo que un régimen dictatorial no fue capaz de suprimir, lo ha hecho el Gobierno del PSOE, votado democráticamente.

    Nadie se había atrevido a bajar el sueldo a los funcionarios, a congelar pensiones o a semiprivatizar la Administración General del Estado o a convertir el despido libre en una realidad.

    En estos meses, ha habido un verdadero apagón informativo respecto a las medidas de esta Reforma Laboral. Los puntos más indignantes y que más perjudicarán a nosotros y sobre todo a nuestros hijos son los siguientes. Tratare de ser muy didáctico, pues lo que busco es que usted que lee sepa a lo que nos atenemos:

    1.- A partir de ahora, se podrán hacer tantos contratos en prácticas a los jóvenes como titulaciones se tengan. Un licenciado con un master en Hardward podrá tener 2 contratos en prácticas cobrando el 75% del sueldo.

    2.- Se favorece la rotación de trabajadores en la empresa (mayor posibilidad de despido) y se permite usar indiscriminadamente el contrato por obra y servicio, lo que implica que un trabajador pueda estar 10 años en una empresa sin un contrato fijo.

    3.- Los empresarios podrán de forma unilateral incumplir el convenio colectivo: esto implica posibilidad de reducir el salario, posibilidad de aumentar la jornada en horas, posibilidad de pasar de jornada continua a jornada partida, posibilidad de añadir sábados y domingos como días laborables sin cobrar festividad.

    4.- Se amplía el despido procedente, que ahora se llama despido objetivo. Puede producirse porque la empresa entre en perdidas o porque el empresario quiera realizar mejoras de capital en la empresa. Por ejemplo si Carrefour necesita ampliar capital para comprar otros almacenes, puede decretar despido objetivo de 20 trabajadores sin necesidad de realizar un ERE. Y el despido es con una indemnización de 20 dias por año.

    5.- Quizá lo más sangrante. Las ETT’s podrán entrar a la Administración. Esto significa que las bolsas de trabajo de interinos pueden suprimirse de manera unilateral y dar paso a gente contratada por ETT para ejercer funciones como administrativo, maestro, policía local, medico, enfermero/a, etc. Lo que convertirá la administración en un coladero de gente que entra sin los principios de mérito y capacidad de una oposición pública, y con un sueldo inferior que posibilitará y justificará, si la situación lo requiere, nuevas bajadas retributivas para “garantizar la igualdad con esos interinos privados de ETT”.

    Todo ello, sin contar con los despropósitos más flagrantes como la reducción de sueldo, la congelación de pensiones (algo a lo que ni Franco se atrevió) y la subida de la edad de jubilación a los 67 años. ¿De verdad alguien piensa que un obrero, un minero, un policía, un profesor o una dependienta podrán estar hasta los 67 años trabajando? A mi personalmente me parece un despropósito.

    No soy sindicalista ni pertenezco a un sindicato. Estuve afiliado a UGT y me di de baja porque consideré que pagar la cuota era una pérdida de dinero. Tengo muchos motivos para criticar a UGT y CCOO, principalmente su silencio ante la crisis y su visto bueno al Gobierno durante 2008 y 2009. Pero tengo claro que la huelga no la hago por ellos ni para ellos. La hago por la gente que ahora mismo estamos en edad laboral y por las generaciones futuras. No quiero que mis descendientes vivan peor que nosotros, ni que nosotros tengamos que vivir peor que nuestros padres. La hago porque en 2008 yo no podía convocar una huelga por mi mismo, sino hubiera sido el primero en secundarla.

    Y sobre todo, porque a pesar de los sindicatos, el enemigo es otro. El enemigo ahora es este Gobierno y posteriormente el que venga. Porque no me siento representado por el PSOE, a pesar de haber cometido el error de confiar en ellos en 2008. Porque quiero que este Gobierno sepa que tiene enfrente al pueblo y a los trabajadores. Y que el próximo, sea el que sea, lo aprenda también. Si ahora esta huelga deriva en un fracaso, no perderá UGT ni CCOO. Ellos seguramente seguirán recibiendo las subvenciones. Quien ganará será el Gobierno, que estará legitimado para apretarnos las tuercas. Legitimado para que el Gobierno y la banca sigan diciendo de donde hay que recortar, cuando a la banca se le dieron 100.000 millones de euros a fondo perdido. Ganará y se sentirá fuerte para seguir recortando de donde no debe, en lugar de recortar en cosas más indignas y sangrantes.

    Pero sobre todo, quienes perderemos, seremos los ciudadanos de a pie. Quienes perderemos seremos los trabajadores, los funcionarios, los estudiantes y los jóvenes que verán como tendrán enfrente un mundo sin oportunidades laborales.

    Yo tengo decidido parar, a pesar de mi opinión sobre UGT y CCOO. A ellos no puedo votarles, si acaso en las elecciones sindicales de mi empresa, en este caso, la Administración. Al Gobierno podre votarle –concretamente BOTARLE- pero tendré que esperar 2 años.

    Hay gente que dice que debería haber sido hace dos años. Cierto. Pero si ahora es posible, ¿Por qué seguir esperando? ¿A qué?¿A qué privaticen las pensiones?¿A qué despidan funcionarios?¿A qué privaticen la Educación y la sanidad?¿A que nos equiparemos salarialmente con Marruecos o Argelia mientras nos equiparamos en impuestos con Suecia, teniendo servicios tercermundistas pero eso si, políticos del PP, del PSOE o del sumsum corda con sueldos alemanes?¿Qué sentido tiene esperar más?

    Yo pararé. Porque no quiero que mis hijos, el día de mañana, me tengan que preguntar… ¿tu que hiciste para mejorar nuestro futuro? Y me quede mudo, atarantado, anonadado, sin poder responder.

    Con estas líneas no te pido que me sigas, ni siquiera que estés de acuerdo conmigo. Te pido que las leas y que actúes de acuerdo a tu conciencia. Gracias por hacerlo.
    __________________

    “El secreto de la libertad radica en educar a las personas, mientras que el secreto de la tiranía está en mantenerlos ignorantes.”

    Maximilen de Robespierre, 1793

    Me gusta

  5. Estoy de acuerdo contigo en muchas de tus razones. Bien, en casi todas. Pero yo me pregunto una cosa, ¿porqué nos acordamos de las subvenciones a los sindicatos y su “pecebrerismo” sólo cuando gobierna el PSOE? También gobernó el PP ocho años y fue posible un acuerdo social. ¿Porqué estás tan quemado con los Sindicatos? ¿Es que no han conseguido NADA en estos treinta últimos años?

    Yo, que tengo 48, creo que si han conseguido muchas cosas. Y que buena parte de esas subvenciones que se les critican van destinadas a una formación continua de la que, yo mismo me he beneficiado, o a una seguridad laboral de la que yo mismo me he beneficiado.

    Como tu dices, si la huelga fracasa no sólo fracasarán CCOO y UGT, será un empujón hacia el abismo a todos los trabajadores de este país. Y por supuesto a los pensionistas que estamos por venir, que con la ampliación del computo veremos reducidas nuestras nóminas.

    Por otro lado, son muchos más grupos, partidos y asociaciones los que convocan esta huelga. No solamente los Sindicatos.

    Yo no estoy quemado con los Sindicatos, pero tampoco puedo decir que, en el estado español, sean un dechado de virtudes. Hay muchos defectos que pulir e ideas que renovar. Aún así, YO IRE A LA HUELGA EL 29.

    Sobre tu cita final, cuanto más estudie una persona más crecerá su libertad. La falta de educación deja a un trabajador de rodillas y sin libertad de expresión. Pero la frase es demagógica, si algo distinguía a las “tiranías comunistas” era su gran dedicación y logros en el terreno de la educación. Por lo tanto Maximilen de Robespierre se equivocó, o quizás…..

    Saludos, gracias por tu comentario.

    Me gusta

  6. exactamente no se en que nos percute la nueva ley,me gustaria saver todos los derechos que perdemos y nos influlle negativamente,lo que si me an podido decir es que lo tenemos jodido con la nueva ley,50% menos para un despido es mucha diferencia despues de trabajar 10 años en la misma empresa,lo que si tengo claro esque ya no somos nosotros,si no nuestros hijos y el futuro de todos,agredeceria informacion completa de todos los puntos negativos que nos percute la nueva ley del trabajador,gracias Y YO TAMBIEN VOY ALA HUELGA

    Me gusta

  7. La reforma laboral facilita, hace más rápido y barato el despido, institucionaliza la tem poralidad como vía de acceso al mercado laboral, cuestiona el valor de la negociación colectiva dando mayor poder discrecional a los empresarios y abre la intermediación laboral al negocio privado al regular la intervención de las empresas con ánimo de lucro.

    La reforma laboral no adopta ninguna medida para corregir la temporalidad injustificada.

    La reforma no desvincula el contrato de obra o servicio de las contratas y subcontratas, y no se adoptan medidas para corregir el abuso de estas empresas en la contratación.

    Tampoco se adoptan medidas para corregir el abuso en el encadenamiento de contratos temporales; las empresas seguirán recurriendo a la rotación de trabajadores despidiendo a los temporales.

    La norma sigue sin sancionar este fraude de ley y, por tanto, impide que se acabe con la precariedad en la contratación temporal y con el fraude masivo y generalizado.

    Se mantiene el contrato eventual por circunstancias de la producción para las actividades estacionales, en vez de apostar por el contrato fijo-discontinuo.

    No se hace ninguna referencia al contrato a tiempo parcial, por la oposición de la patronal CEOE a mejorar las condiciones del mismo.

    Se incentiva la desaparición de los contratos indefinidos actuales. El contrato de fomento del empleo (con una indemnización de 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades) se generaliza a todos los colectivos de trabajadores y trabajadoras, con lo que los contratos ordinarios (con una indemnización de 45 días, con un máximo de 42 mensualidades) van a quedar en desuso.

    La reforma laboral aprobada implica la pérdida de la eficacia de la negociación colectiva sectorial. Se abren las vías para desarticular la negociación colectiva y que se negocie todo a nivel de empresa.

    Se permite de forma generalizada que por acuerdo de empresa se modifique el contenido de los convenios de ámbito superior. Se elimina cualquier necesidad de causa para llevar a cabo esta modificación y se amplían las materias sobre las que el acuerdo de empresa puede disponer frente a lo establecido en el convenio sectorial.

    Se facilita a las empresas el descuelgue o inaplicación de las condiciones salariales reco gidas en los convenios colectivos sectoriales, posibilitando al acuerdo de empresa modifi car el salario (pudiendo ser inferior) así como fijar nuevas retribuciones.

    Se reconoce expresamente que los pactos y acuerdos de empresa pueden ser modifica dos unilateralmente por el empresario. Afecta a todos los pactos y acuerdos, aunque se hayan negociado con la mayoría sindical. Afecta a todas las materias (jornada, horario, turnos, sistema de remuneración, rendimiento, funciones…) y se puede llevar a cabo por simples razones de mejora empresarial.

    Se otorga, por tanto, mayor poder al empresario en detrimento de la flexibilidad negociada y la participación sindical.

    Todo esto da lugar a la pérdida de derechos y a un empeoramiento de las condiciones de trabajo.

    Se legaliza la intermediación laboral como negocio privado y se da acceso a las agencias privadas de colocación con ánimo de lucro a la gestión de la intermediación. También se les otorga competencias que afectarán a las prestaciones por desempleo.

    Además, se levanta el veto a las empresas de trabajo temporal para que puedan trabajar en la Administración Pública, con lo cual estas ETT podrán sustituir las actuales bolsas de empleo, pudiendo contratar sin someterse a las garantías constitucionales de igualdad, mérito y publicidad.

    También se amplía a sectores de riesgo como construcción y sanidad, donde hasta ahora lo tenían prohibido.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.